El Michael Phelps de la Química

Enrique Anzola Leis, alumno de 2.º de bachillerato en el Obradoiro, ganó la Olimpiada de Química y también se proclamó subcampeón gallego de 50 metros braza


Quién dijo que no se puede. Enrique Anzola Leis, alumno del colegio Obradoiro, fue el primero en el distrito coruñés en la Olimpiada Gallega de Química. Hace unas semanas se proclamó subcampeón gallego en 50 metros braza. Este chaval triunfa dentro y fuera del agua. «La clave es saber organizarse, aprovechar el tiempo y priorizar las cosas», comenta con un sutil acento venezolano que delata su origen. Me cuenta que estudiaba en Miami, donde ya obtenía buenos resultados, y que hace dos años se vino a España con la familia. Para aquellos alumnos que están pensando en dejar de practicar o reducir la actividad deportiva decirles que Enrique tiene una media en 1.º de bachillerato de 9,45 y realiza diez entrenamientos a la semana en la piscina. «Dos al día lunes, miércoles, viernes y sábados, y uno los martes y jueves», resume este portento que se encuentra por la tabla de elementos como pez en H2O. Es el Michael Phelps de la Química. Enrique no duda un solo instante cuando le pregunto. Tiene claro que quiere estudiar Medicina el curso que viene. También espera que la final nacional de la olimpiada no le coincida con los exámenes del Bachillerato Internacional que cursa. «Todavía no sabemos las fechas, pero ojalá que no sean las mismas, como sucedió otras veces», apunta la directora del colegio, Fina Pérez. Pero no solo en el Obradoiro están satisfechos con los resultados en la citada prueba, ya que entre las seis mejores notas de la provincia hay cinco de centros de A Coruña ciudad y un sexto de Cariño.

Santa María y Eusebio

La segunda mejor nota correspondió a Inés Díaz-Teijeiro Rodríguez, del Santa María del Mar, que debería acudir a la prueba nacional, normalmente reservada para los dos mejores por distrito universitario. Iago Franco Fernández, del mismo centro, fue cuarto. Me cuentan que Inés ya fue admitida en Ingeniería Mecánica en el Imperial College de Londres, y que Iago, al igual que Enrique, el Phelps de la Química, quiere hacer Medicina. «Estamos muy contentos porque llevamos varios años con buenísimos resultados», destaca la profesora Isabel Riveiro. En quinto y sexto lugar de la lista encontramos dos alumnos del Eusebio da Guarda, Jorge M. Blanco Rodríguez y Hugo Calvo Castro.

Moncho en el parque

Ahí tienen al mismísimo Moncho Borrajo al lado del emblemático molino que, aunque un poco deteriorado, es uno de los lugares más reconocibles del parque de Santa Margarita. El genial humorista se prestó a colaborar de manera altruista con la organización Nico contra el cáncer infantil, que está en pleno proceso de realización de un almanaque artístico y solidario. «En el calendario del 2018 se recrearán cuentos infantiles con la participación de ciertos artistas, que compartirán láminas con algunos pequeños superhéroes de verdad», explica Beatriz Leal desde el citado colectivo. Mientras van haciendo las fotos necesarias con la colaboración de personajes conocidos como Moncho, anuncian que la próxima semana van a firmar convenios con tres centros de investigación a los que destinaron lo recaudado el año pasado. «El 23 de abril en la Casa del Agua vamos a llevar a cabo una masterclass solidaria», que aprovechan para anunciar los responsables de la organización, que no paran de promover actividades solidarias con el objetivo de seguir avanzando en la lucha contra el cáncer con el pequeño Nico como símbolo.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

El Michael Phelps de la Química