Carne ao caldeiro y Carlos Bau en una fiesta en Suiza

A CORUÑA

MARCOS MÍGUEZ

El cantante coruñés participará el sábado en la celebración organizada por el Centro Español de Laufen

30 mar 2017 . Actualizado a las 12:04 h.

«I love Spain», reza en grande en el cartel anunciador de la fiesta que tendrá lugar el sábado por la noche en el Centro Español de Laufen, una pequeña localidad cercana a Basilea. La propuesta incluye cena y concierto de un cantante coruñés al que anuncian así: «Y además desde España directamente: Carlos Bau», sobre una foto del artista. «Parece que llega Julio Iglesias», comenta Carlos sonriente. Dice que un promotor para el que ya ha trabajado más veces se lo propuso y aceptó las ventajosas condiciones del contrato. «Llevo 26 años sobre los escenarios y es la primera vez que salgo de España, porque ni en Portugal he cantado», destaca. Lleva un programa que incluye algún tema propio, canciones de siempre del pop español y «hasta alguna rumbita para pasarlo bien», avanza. Seguro que se encuentra con más de un gallego, porque en el menú de la cena hay carne ao caldeiro con patatas y chorizo, lo que evidencia que detrás de la confección del mismo hay alguien de esta tierra. La tabla mixta de Guijuelo también indica que debe de andar por Suiza algún oriundo de Salamanca. «Al principio me parecía una locura, pero ahora voy muy ilusionado», comenta Carlos Bau.

En el colegio Eirís

Hay mucha actividad esta semana. El lunes visitó el centro el escritor Manuel Rivas, que mantuvo un encuentro con los chavales, y ayer recibieron a unos visitantes que vinieron de bastante más lejos, de Sudáfrica. La institución internacional SEK, a la que pertenece el colegio, cuenta con escuelas en 14 países, entre ellos la nación donde España ganó el Mundial. Ayer llegaron cinco chavales de entre 16 y 17 años del International School of Hout Bay, acompañados por una profesora. «Están con familias del colegio. La idea es que los nuestros vayan a Sudáfrica en septiembre», comenta Antía Juane, directora de admisión.

«Este tipo experiencias nos ayudan a crecer cultural y humanamente. También nos estamos preparando para ir a Guadalajara (México) a participar en InterSEK, y ya hemos establecido contacto con alumnos de otros colegios de América y Europa. El enriquecimiento alcanza de igual modo a nuestros profesores, porque muchos participan el intercambios de experiencias educativas», destaca.