Llorens, el pintor de las Mariñas

Quería ser el intérprete de la luz de Galicia y lo consiguió. Nadie como él supo captar el verde de nuestra fraga y el fluir del Mandeo. El Consorcio As Mariñas ha recopilado su legado en la Ruta del Impresionismo, sobre la figura de Francisco Llorens


A Coruña

Fue nuestro Monet, nuestro Renoir y nuestro Cezanne. Francisco Llorens (A Coruña, 1874-Madrid, 1948) solía veranear en diferentes lugares de la comarca de As Mariñas: Ponte da Pasaxe, Oleiros, Sada, Mera, O Pedrido, Betanzos... Y aquí fue donde encontró los mejores escenarios para sus lienzos más monumentales: El pino de Montrove, La vela roja, Las tres barcas de Betanzos... A veces, empezaba en Galicia los bosquejos y luego los remataba en Madrid. Siempre pintaba sus cuadros al aire libre. Se marchaba de madrugada, cargado con caballete, caja y lienzo y regresaba al atardecer.

 «El jardín del Pazo de Lóngara» (1924) [COLECCIÓN DE LA FUNDACIÓN PEDRO BARRIÉ DE LA MAZA]
«El jardín del Pazo de Lóngara» (1924) [COLECCIÓN DE LA FUNDACIÓN PEDRO BARRIÉ DE LA MAZA]

Hay una foto de él, del año 1945, en la que se le ve pintando, en Gandarío, con los pies metidos dentro del agua. Retrató nuestras fragas, brañas, corredoiras y palleiros pero también nuestros pazos, palacios y hasta nuestras nubes. Decía que el hórreo era ya un tema muy gastado, aunque sí pintó los de Combarro. Fue el artista que mejor definió, en lenguaje pictórico, la ría de Betanzos, el valle de Peiro y Santa María de Celas en Culleredo, el valle de Barcia en Carral, Meirás, Fontán, la vista de A Coruña desde Santa Cruz, las diferentes parroquias de Oleiros, la costa de Dexo, la iglesia parroquial de Carnoedo, la playa de Sada en marea baja, la playa de Bastiagueiro... Pero, sobre todo, Llorens es el pintor de Betanzos. La Cidade dos Cabaleiros aparece representada en su obra a través de sus iglesias, sus calles, la Puerta de las Doncellas (hoy Porta Nova)... También pintará la Porta Vella desde una óptica diferente. En una entrevista que le hizo Enrique Estévez Ortega le pregunta: «¿Qué es lo que decidió a usted ser paisajista?». Y Francisco Llorens le responde, exclamando: «¡Galicia!». 

«Muralla de Betanzos. La puerta de las Doncellas», que Llorens pintó en 1918. [COLECCIÓN DE LA FUNDACIÓN PEDRO BARRIÉ DE LA MAZA]
«Muralla de Betanzos. La puerta de las Doncellas», que Llorens pintó en 1918. [COLECCIÓN DE LA FUNDACIÓN PEDRO BARRIÉ DE LA MAZA]

Recorrido virtual y real

El Consorcio As Mariñas y la Xunta de Galicia, a través de la Axencia de Turismo de Galicia, han puesto en marcha la Ruta do Impresionismo das Mariñas, centrada en la figura del pintor. Precisamente fue en la Casa da Cultura de Sada, que lleva su nombre, donde se presentó esta iniciativa el pasado mes de diciembre.

«Nubes gallegas. Mera» (1921)
«Nubes gallegas. Mera» (1921)

Esta Ruta, que se postuló para convertirse en Itinerario Cultural Europeo en el año 2017, persigue poner en valor y divulgar la obra de Francisco Llorens. La web impresionismodasmarinas.com pretende que los visitantes de la comarca amplíen sus conocimientos sobre el reconocido paisajista así como contribuir a la divulgación de este destino a través de sus cuadros. Los internautas pueden, además, interactuar con el portal aportando sus fotografías y comentarios sobre la ruta.

Curioso publicista del Dépor

En el año 1909, Francisco Llorens diseñó tres carteles publicitarios para el Club Deportivo de La Coruña, donde deja patente una de sus aficiones. No es este el único aspecto curioso de su trayectoria vital. El propio rey Víctor Manuel de Italia se quedó prendado de sus cuadros en una exposición de 1906 y acabó enviando al embajador para que adquiriera en su nombre dos de sus obras: Campesinas de Flandes y Entre Rocas.

 «Sada desde Sada de Arriba» (1942)
«Sada desde Sada de Arriba» (1942)

Y más nombres propios: además de casarse con la hija del famoso Médico Rodríguez (sí, el que da nombre a una calle de A Coruña), sostuvo una larga y sincera amistad con Emilia Pardo Bazán, con quien comparte amigos y tertulias, y con Fanny Garrido, a quien tanto visitaría en el Pazo de Lóngara, como para dedicarle un cuadro. Sada fue su último refugio. De hecho, en la casa de Sada de Arriba donde Llorens pasó sus últimos veranos, hay una placa que lo recuerda. Está enterrado en el cementerio de San Amaro, en A Coruña, junto a otro de los grandes, Luis Seoane.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
9 votos
Comentarios

Llorens, el pintor de las Mariñas