El reflejo de la alegría en la pobreza

Distintos voluntarios relacionados con la UDC exponen sus fotografías sobre labor humanitaria en África y Sudamérica


«Da igual lo preparado que vayas, hay dos cosas que te sorprenden cuando llegas a Uganda: la pobreza extrema en la que viven y la alegría que desprenden los habitantes». Así explica Antonio Legerén las sensaciones que transmiten las fotografías que expone, junto a otros cuatro autores, en A Normal hasta el día 29 de este mes. Bajo el título de Vidas Reflejadas se encuentran los trabajos fotográficos de este profesor de la Facultade de Dereito de la Universidade da Coruña y de otros docentes y alumnos de la UDC que han participado en diferentes misiones humanitarias en África y Sudamérica.

La Oficina de Cooperación y Voluntariado de la Universidad fue la que unió a Miguel Corazón, Silvia López, Sandra Martínez y David Pou -además del propio Legerén-, quienes por su cuenta habían participado en diferentes proyectos humanitarios de los extrajeron abundante material gráfico. «Llevo cinco años yendo a Uganda con un programa de educación de la oenegé Cooperación Internacional con el que sustituimos los barracones en los que estudian los niños por edificios de ladrillo e impartimos diferentes talleres relacionados con los hábitos básicos de higiene. No sabes la cantidad de enfermedades que se evitan con algo tan fundamental como lavarse las manos», explica Legerén, que insiste en el carácter amateur de sus fotografías: «No es que sea un experto en la materia, ni mucho menos. Pero es que allí hay una luz especial, y con las sonrisas de los chavales, cualquier fotografía sale bien». La expresividad de las instantáneas expuestas en A Normal le da la razón.

El objetivo de esta exposición y la puesta en común de estos diferentes trabajos es dar a conocer lo que los voluntarios hacen en distintas partes del planeta. «Puedes contarlo, puedes explicarlo con todo lujo de detalles y traer todas las fotografías que quieras, pero ni se acerca a la experiencia que supone vivir aquello en primera persona», cuenta este profesor que actualmente también asesora a los voluntarios que anualmente parten hacia Uganda en verano. «Les explicas que la renta per cápita es treinta veces menor que aquí, que no hay ni agua corriente. Pero al llegar el choque es inevitable, tanto por la pobreza como por su alegría», insiste.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos

El reflejo de la alegría en la pobreza