Salvavidas por los héroes del Orzán

El 091 compra un nuevo sistema de rescate diseñado por un grupo de la UDC

El equipo está formado por una especie de bolsa flotante y reflectante con la que se sujeta a la víctima
El equipo está formado por una especie de bolsa flotante y reflectante con la que se sujeta a la víctima

A CORUÑA / LA VOZ

Lo sucedido en la fatídica madrugada del 27 de enero del 2012 en la playa del Orzán se podría haber evitado. Esa noche fallecieron tres policías nacionales intentando salvar la vida al joven eslovaco Tomás Velicky, y ninguno de ellos iba equipado con un sistema de salvamento, porque no disponían de él en su patrulla. Esto fue precisamente lo que, a través de una carta, le escribió al director general de la Policía Nacional el profesor coruñés José Palacios, coordinador del Grupo de Investigación en Actividades Subacuáticas e Socorrismo (Giaas) de la Universidade da Coruña, y uno de los inventores de un nuevo sistema de rescate acuático, que han bautizado como Marpa.

La misiva parece que despertó el interés de los mandos del 091, porque desde el primer momento buscaron información sobre el nuevo invento de los investigadores coruñeses, y una vez que ha comenzado a comercializarse a través de la empresa Emergalia, ya han adquirido varias unidades, que están disponibles en algunas de sus patrullas y con las que se podrán salvar muchas vidas.

Según explicó José Palacios, este nuevo dispositivo se caracteriza porque, a diferencia de los tradicionales flotadores o boyas de salvamento, «que tienen un material muy duro y no tienen versatilidad ninguna», el nuevo equipo está formado por una especie de bolsa que en su interior lleva unas planchas realizadas con un producto «mucho más polivalente» y que tiene una gran flotabilidad. Este sistema se coloca alrededor del cuerpo de la víctima y se sujeta con un seguro sistema de cierre, que evita que se suelte incluso en condiciones de fuerte oleaje. Además, es adaptable para cualquier tipo de persona, independientemente de su peso, e incluso se puede salvar a tres bañistas al mismo tiempo.

Unas bandas reflectantes para poder verse en la oscuridad, un silbato y unas asas para que se puedan sujetar el náufrago y el propio socorrista son otras de las novedades que incorpora este dispositivo, que pesa menos de un kilo y se puede transportar fácilmente en una cómoda bandolera o en una pequeña mochila.

Precio asequible

Otra de sus ventajas, y en la que han puesto mucho empeño los miembros del Giaas, fue que este sistema se pudiera comercializar por un precio reducido, y así se está haciendo, ya que se puede conseguir por unos 70 euros, circunstancia que ha hecho que la firma Emergalia ya los esté vendiendo en todo el mundo.

Votación
15 votos

Salvavidas por los héroes del Orzán