«No hace falta irse a Japón o a Uganda para ser solidario»

El responsable de trasplantes del Chuac promueve la donación de sangre, médula, tejidos y órganos


A Coruña / la voz

Antón Fernández García (A Coruña, 1960) es desde hace cuatro años el coordinador de trasplantes del Chuac, aunque lleva vinculado a la donación desde hace casi dos décadas. Ayer, en la Domus, abrió los Luns con ciencia hablando de una esperanza imposible sin la solidaridad.

-La divulgación forma parte de su trabajo. ¿Cuál es el mensaje clave?

-El de siempre. No hace falta irse a Japón o a Uganda a repartir alimentos para ser solidario. La solidaridad la tenemos aquí al lado, alrededor, y podemos empezar por ahí, por los enfermos que tenemos tan cerca y podemos ayudar donando sangre, donando médula o accediendo a trasplantar el órgano de un familiar fallecido. El mensaje es de esperanza para los pacientes y un llamamiento a la reflexión para las familias de los que pueden donar.

-Las tasas de negativas familiares a donar son especialmente altas en Galicia.

-Bueno, en lo que va de año vamos muy bien. Hemos tenido nueve donantes en el hospital, lo que es espectacular, hemos hecho 60 trasplantes y la negativa está por debajo del 20%.

-Se está insistiendo mucho en el donante vivo.

-Es que con los donantes de cadáver no podemos atender a todos pacientes.

-¿En qué medida la donación de riñón en vida puede paliar la falta de órganos?

-Ahora mismo, con el donante cadáver cubrimos el 80% y nuestro objetivo en el hospital está cubrir con el vivo el otro 20% para llegar a todos. En el 2008, fue del 18%. Estamos ahí.

-Se ha abierto la posibilidad del trasplante vivo, pero de donantes desconocidos. ¿Para cuándo?

-En cualquier momento. Hay en España unas 50 parejas dispuestas para el trasplante cruzado, con alguna más será más fácil encontrar las parejas compatibles. Hasta ahora se han hecho dos casos en España y nosotros ya tenemos pacientes en lista para llevarlo a cabo en cuanto aparezcan los idóneos.

-¿Y para trasplante hepático?

-En España se hace en niños porque necesitan menos masa hepática y porque no hay donantes infantiles. Tiene implicaciones emocionales y riesgos que a lo mejor no estamos dispuestos a correr, tiene que haber unas indicaciones muy estrictas. Además, depende también del peso de la lista de espera y la mortalidad, que en nuestro caso está por debajo del 10%, de las más bajas de España.

Antón Fernández García coordinador de trasplantes del chuac

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos

«No hace falta irse a Japón o a Uganda para ser solidario»