Victoria doble para Del Bosque

A CORUÑA

El seleccionador renovará hasta el 2012 tras lograr la clasificación directa para el Mundial, algo casi inalcanzable para otras de las grandes, como Francia o Portugal

10 sep 2009 . Actualizado a las 02:00 h.

Salvo desastre mundialista, habrá Vicente del Bosque hasta el 2012. La clasificación directa para el torneo de Sudáfrica sellada ayer por España le valdrá al seleccionador la renovación. El presidente de la Federación Española de Fútbol, Ángel María Villar, tiene por costumbre prolongar el contrato de los técnicos después de culminar con éxito una fase clasificatoria y con el salmantino no hará una excepción, por mucho que el entrenador dejara el asunto en el aire tras la victoria ante Estonia: «No tengo ni idea. La Federación tomará la decisión que crea oportuna», respondió cuando le preguntaron por la renovación. El premio le llegó al final de un encuentro discreto, en el que el valor de la victoria estuvo muy por encima del juego. «No ha sido el partido más brillante de la selección, pero lo que importaba de verdad era ganar para estar ya clasificados», admitió Del Bosque a pie de campo. Empate en Serbia Lo cierto es que, pese a la debilidad del grupo en el que España estaba encuadrada, el mérito de acceder al Mundial de forma directa crece si se atiende a las dificultades que están atravesando otros de los grandes, que en el mejor de los casos parecen abocados a la repesca. El principal exponente del desastre es el combinado francés, que ayer arrancó un empate en Serbia. Un resultado meritorio porque jugó con un futbolista menos desde el minuto diez, pero que no alivia a los del cuestionadísimo Domenech. Si los serbios, dirigidos por Radomir Antic, consiguen una victoria ante Rumanía o Lituania, Francia podrá aspirar, como mucho, a la segunda plaza del grupo 7. En el 1, la sufridora es Portugal, que ayer ganó algo de oxígeno gracias al sorprendente empate con el que Dinamarca saldó su visita a Albania. Entre eso y el gol de Pepe, que valió a los lusos para ganar a Hungría, la selección de Queiroz mantiene aún esperanzas de alcanzar, al menos una plaza en la repesca. Son terceros, a dos puntos de Suecia y a cinco de Dinamarca. Suecos y daneses se enfrentan en la penúltima jornada. Con Holanda clasificada hace un siglo en el grupo 9, ayer hubo otro equipo que sacó a lo grande su billete mundialista. Inglaterra le dio un repaso a Croacia en Wembley en un partido que sirvió de venganza a los de Capello ante el combinado que los dejó fuera de la última Eurocopa. También marchan bien las cosas para la última campeona del mundo. Italia derrotó con facilidad a Bulgaria y le alcanza con una nueva victoria en cualquiera de sus dos próximos compromisos (Irlanda y Chipre) para certificar su presencia en la fase final. Un Rusia-Alemania decisivo El grupo más reñido es el 4, en el que Alemania aventaja a Rusia en un solo punto después de que los primeros vencieran a Azerbaiyán en casa y los segundos cerraran con triunfo su visita a Gales. El partido clave llegará el 10 de octubre, cuando los chicos de Low se midan a los de Hiddink, en casa de estos últimos. En la última jornada los germanos se medirán a Finlandia y los rusos a Azerbaiyán. En cuanto a los otros dos grupos, en el 2 manda Suiza, con tres puntos de ventaja sobre Grecia y Letonia, y en el 3 a Eslovaquia podría valerle con empatar en la próxima jornada en Eslovenia para confirmar su pase directo. Mientras todo esto queda en juego, en el grupo 5 solo resta saber si será Bosnia (16 puntos) o Turquía (12) la que acabe segunda y pueda acceder a la repesca. España selló ayer su primer puesto con un pleno de victorias que estuvo acompañado de un curioso récord: Casillas desplazó a Zubizarreta como el portero que más partidos ha permanecido imbatido con la selección. Ha logrado dejar su portería a cero en 57 encuentros. Ya lo decía Del Bosque, no hubo espectáculo pero fue «un día feliz».