«La pregunta es el motor de la ciencia»

El director del Museo Nacional de Ciencia y Tecnología destaca la importancia?de este proyecto para la ciudad y del aprendizaje científico fuera de las escuelas


Aparece con una bolsa, que por unos momentos convierte en mandilón, con el nombre y el anagrama del Museo Nacional de Ciencia y Tecnología. «Es para que se vea que estamos cocinando algo», ironiza Ramón Núñez, director de dicho museo.

En la solapa luce el símbolo del nuevo centro y explica que parece una turbina pero en realidad es «un rosetón que hemos llamado el motor de la ciencia; recuerda a una turbina y está formada por un signo de interrogación que gira alrededor del punto; es una alegoría con la que queremos decir que el motor de la ciencia es darle vueltas a las preguntas». En este sentido evoca una de sus frases preferidas, pronunciada por uno de los grandes científicos, Albert Einstein: «Lo importante es no cesar de hacerse preguntas, no parar de preguntarse, cualquier traducción vale para expresar la idea», afirma.

Las palabras de Einstein son algo mas que una frase bonita para el que fue el principal motor para la puesta en marcha de los museos científicos coruñeses, ya que Ramón Núñez insiste en que lo que ha aumentado la ciencia desde los orígenes es cuando el hombre «se pregunta sobre el mundo que le rodea y sobre su propio cuerpo», y tras enunciar una serie de interrogantes concluye que «eso es la génesis de la ciencia y si algún día se acabase la curiosidad la ciencia moriría; por eso es importante que siga habiendo niños, porque vienen con muchas preguntas».

En cuanto a los mayores, sostiene que han perdido esa curiosidad «a veces hemos sido castrados en la escuela porque llevábamos muchas preguntas pero nos encontramos con que un profesor o profesora nos dijo que no eran importantes y lo que importaba era aprenderse la lista de los cabos o de los planetas, pero en orden de cercanía a la Tierra, porque si te los piden por orden alfabético o por tamaño igual te ponen en apuros».

Ramón Núñez y otros, «que son los técnicos de los museos científicos coruñeses», son los autores del libro Ciencia para el mundo contemporáneo (Oxford) que este curso es es libro de texto en casi toda España, menos en Cataluña, País Vasco y Galicia «porque ahí no se da la asignatura en español». Es el primer libro de texto que publica y lo considera «un poco volver a los orígenes» con aquellos 14 años como profesor de ciencias en jesuitas donde daba clases en todos los niveles pero «preescolar fue una de las experiencias más fascinantes de mi vida». Sostiene que los museos son otra forma de enseñar «pero con otras herramientas».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
12 votos

«La pregunta es el motor de la ciencia»