El Espanyol termina con la racha del Lugo de Nafti (2-1)

El equipo de Mehdi Nafti peleó hasta el final , pero los jugadores de ataque del Espanyol pudieron con los arreones de los visitantes, que caen de puestos de «playoff»


Lugo / La Voz

El C.D. Lugo sucumbió ante el Espanyol en la noche de ayer, en lo que significó la primera derrota del equipo desde que Nafti cogió las riendas. El talento de los catalanes se impuso a las ganas de los lucenses, y dos goles de Raúl de Tomás y Adrián Embarba contrarrestaron el tanto de Carrillo.

Empezó el partido como muchos esperaban. El Espanyol se quiso hacer notar desde el principio, como si tuviese ganas de demostrar que su éxito no es una buena racha, sino un gran equipo a secas. No les falta razón, ya que llegaba al partido con el récord del equipo con menos goles concedidos en las diez primeras jornadas de la historia del fútbol español bajo el brazo -solo uno, superando los dos del Deportivo en la 1993/94-. El Lugo se recogía ante este dominio, incluso llegando a colocar a Pita como tercer central en una defensa de cinco.

Sin embargo, poco menos que la perfección iba a necesitar el Lugo para sacar un resultado positivo en el RCDE Stadium. No estuvo demasiado cerca de esa perfección en el minuto 28, cuando un gran pase de Óscar Melendo encontró a Adriá Pedrosa, que se incorporaba como una moto por la banda izquierda. Su centro rozó en Frederico Venâncio, y terminó en los pies de Adrián Embarba, que introdujo el balón en el fondo de la portería con facilidad. Una vez más, los grandes talentos del Espanyol volvían a marcar diferencias.

Aun así, si una cosa han aprendido todos los equipos de la liga desde que Mehdi Nafti llegó al banquillo del Lugo es que nunca puedes fiarte de este equipo. Los barceloneses lo hicieron, y pagaron. Cuatro minutos tardaron los visitantes en dar un golpe sobre la mesa del equipo catalán. Otra vez Juanpe Jiménez, que viene demostrando un nivel espectacular, fue clave en la jugada. El sevillano le puso un centro medido a Carrillo desde 35 metros, y el murciano sorprendió a los centrales y a Diego López y ajustó su remate al poste. Nada pudo hacer el exportero del Lugo y el empate subió al marcador. Supo reaccionar rápidamente el conjunto franjirrojo y el Espanyol encajó su segundo gol de la temporada. Nada mal. El Lugo demostrando, una vez más, que no está siendo el equipo de rendimiento de parte baja de la tabla que muchos esperaban a principio de temporada. Seguramente, el equipo que más puso en problemas al Espanyol en una primera mitad en lo que llevamos de curso.

Se estiraba el Lugo en los primeros minutos de la segunda mitad, arriesgando en los pases profundos y buscando algo de propuesta en ataque para incomodar al Espanyol, intentando evitar que se hiciesen con el control del partido, como en el primer tiempo.

En uno de los duelos más intensos que se han visto en esta Segunda División, el Espanyol se resistía a ceder el trono de menor equipo de la categoría. El trío Embarba, Puado, De Tomás volvió a golpear. Un gran centro del primero encontró al segundo en carrera dentro del área. Un lanzamiento en plancha de R.D.T. significó el segundo gol de los locales en una anotación que, a todas luces, era insalvable. El «equipo de Primera» ya estaba haciendo fútbol de Primera.

El Lugo lo intentó hasta el final

El siguiente tramo del partido fue algo más lento. Ambos equipos intentaban imponer su estilo de juego, con el Lugo rondando el área de los locales y el Espanyol buscando que los minutos pasasen con las menos novedades posibles. Los de Nafti tuvieron una ocasión muy clara, en la que Cristian Herrera metió el pie de forma tímida ante la salida de Diego López, aunque podía estar en posición de fuera de juego. Sufrían, desde luego, los de Vicente Moreno, algo a lo que no estaban acostumbrados hasta ayer. Más todavía con el miedo que les metió en el cuerpo un gran disparo de un Alende que sorprendía, poco después de entrar al campo, con una llegada al área. Rechazó Diego López con muchos problemas.

Terminó el partido con un C.D. Lugo exhausto, habiéndolo dado todo, y que registró su primera derrota bajo el mando de Mehdi Nafti. Buscarán redimirse el próximo sábado, ante el Albacete, en el Ángel Carro.

Espanyol: Diego López; Miguelón, Calero, Cabrera, Pedrosa; Darder, David López; Embarba, Melendo, Puado; Raúl de Tomás.

Lugo: Cantero; Campabadal, Venâncio, Djaló, Canella; Pita, Juanpe, El Hacen; Hugo Rama, Herrera, Carrillo.

 

La victoria pírrica del Lugo suma tres puntos y dos lesiones más

André S. Zapata

Primera vez que el Lugo se sitúa en puestos de promoción desde el año 2018

Se denomina «victoria pírrica» a aquellos triunfos que suponen, en ocasiones, una pérdida mayor que el propio éxito. El origen de esta expresión proviene del nombre de Pirro, rey de Epiro, la hoy en día región montañosa del norte de Grecia, pero que en los siglos III y IV después de Cristo era un gran reino independiente. Su rey logró una victoria en una de las batallas de las Guerras Pírricas sobre los romanos con el costo de miles de sus hombres. Se dice que Pirro, al contemplar el resultado de la batalla, dijo: «Otra victoria como esta y volveré solo a casa». Seguramente algo así habrá pensado Mehdi Nafti tras contemplar las cada vez más numerosas lesiones que está sufriendo su equipo.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

El Espanyol termina con la racha del Lugo de Nafti (2-1)