El Lugo elige el Ángel Carro para su particular desescalada

Completaría las dos fases iniciales de entrenamiento solo en su estadio al no poder hacerlo también en el campo de O Ceao, como era su intención para «no eternizar» las sesiones


lugo / la voz

El Club Deportivo Lugo tiene muy avanzado el plan de su particular desescalada ciñéndose al protocolo de prevención ideado por la Liga y a las pautas dictadas por el Gobierno de camino hacia «la nueva realidad». «Tenemos casi todo pensado y preparado, pero lo primero es recibir la luz verde de los organismos competentes, que de momento no la tenemos», señalan fuentes de la entidad rojiblanca, donde, en principio, no esperarán ni un día más de la fecha autorizada para reanudar los entrenamientos. Con casi toda seguridad, esa fecha será el lunes 4 de mayo. Ahí comenzará la fase 0, en la que se permitirá a los futbolistas entrenarse de forma individual después de llegar al recinto de manera escalonada -con al menos 15 minutos de diferencia- y no pudiendo coincidir más de dos jugadores en el terreno de juego ni más de ocho en las instalaciones. Para «no eternizar» las sesiones, la idea del club era completar esta primera fase y la segunda -la del trabajo en grupos reducidos- en el campo de O Ceao y en el Ángel Carro, pero, al parecer, la normativa impide utilizar más de una instalación deportiva y la elegida será el estadio a orillas del Miño.

Antes de volver a pisar el terreno de juego, los futbolistas deberán someterse a los test del covid-19, que el club ya tiene en su poder desde la pasada semana, y desinfectar los lugares de trabajo. En esto último también han pensado los dirigentes de la entidad albivermella, si bien esperarán a que se concrete «de forma definitiva» la vuelta a la actividad para actuar. «No podemos hacerlo ya porque a lo mejor el lunes no se puede volver», dicen en el club. «Sobre la marcha» también se gestionaría la concentración del equipo que contempla el protocolo de preveción diseñado por la Liga, que Tino Saqués, el presidente del Lugo, no dudó en calificar de «muy estricto» en una entrevista a La Voz. Carlos Pita, el capitán de la plantilla, también fue crítico con las medidas de la patronal. En la cúpula guardan esperanzas de que esa norma de confinar a todo el equipo durante al menos 15 días quede sin efecto o se modifique. «Eso sería en la tercera fase y desde ahora hasta entonces pueden ocurrir muchas cosas. Lo principal ahora es que en cuanto a instalaciones no tendríamos problemas para adaptarnos», concluyen.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

El Lugo elige el Ángel Carro para su particular desescalada