El actor Manu Baqueiro: «Malpica la tengo grabada a fuego»

P. BLANCO / F. RODRÍGUEZ CARBALLO / LA VOZ

MALPICA DE BERGANTIÑOS

Manu Baqueiro, en primer término, con el actor Antonio Mourelos
Manu Baqueiro, en primer término, con el actor Antonio Mourelos

Sorprendió en la gran final del concurso de cocina MasterChef Celebrity 7 con un menú homenaje a Galicia y, particularmente, a esta localidad de la Costa da Morte a la que regresará en tan solo unos días. Este jueves habló para Radio Voz y La Voz. ¿Le gustaría ser pregonero de las Festas do Mar? ¡También a esto responde!

02 dic 2022 . Actualizado a las 13:11 h.

La final de MasterChef Celebrity 7 trajo regalo para la Costa da Morte. El actor Manu Baqueiro (Madrid, 1978) quedó subcampeón del concurso, pero se ganó los corazones, sobre todo, de los malpicáns. Así, Malpica, es cómo llamó a su postre. El vínculo lo explicó este jueves para La Voz y Radio Voz

—¿Qué balance hace de esta experiencia culinaria televisiva?

—Maravilloso, intenso. Todos entramos con las armas justas en los fogones. Por mi sangre gallega el pescado es algo que siempre he dominado y que me ha gustado, los arroces también... Pero para mí cocinar es quedar con los amigos, con la familia, sin prisa, sin un reloj, sin Pepe Rodríguez y Jordi Cruz encima. Aquí tienes que volar, porque senón, non chegas. Es una locura. A nivel personal me llevó a superarme, a dar lo máximo de mí en algo que no es lo mío, porque lo mío es la interpretación, no la cocina. Entonces las emociones son mucho mayores. No es solo salir de tu zona de confort, que también. Y ya después llegar a la gran final, poder hacerle ese homenaje a Galicia... Una gozada.

—¿Cambiará de faceta?

—No, no. Aunque me he dado el gusto de sorprender a un gran amigo mío, para mí un irmán: Xosé Canas, Pepe Vieira, al que le acaban de dar la segunda estrella [Michelin]. Escapé para allá a mitad del programa para practicar un poquito. «¡Ya no eres el paquete que eras!», me decía. Al final vas viendo tu evolución. 

—Para la gran final preparó un menú con Galicia por los cuatro costados. Pero vayamos al postre: «Malpica». ¿A cuándo se remonta su vínculo con ella?

Xa choveu! Hablo de mi infancia. Mi padre es de Pontevedra y el padre de mi hermano, que en paz descanse, era de A Coruña. Mis padres se divorciaron cuando era muy pequeño. Para mí las Rías Baixas son meu pai y la Costa da Morte todo lo relacionado con el segundo matrimonio de mi madre. Desde que yo tenía cuatro años ya vivían juntos, así que para mí los veranos eran Malpica. Una inmersión total: levantarme pronto, bajar a ver lo que había en la lonja, estar todo el día en el muelle pescando, me sabía los nombres de todos los barcos de cuando yo era neno... Recuerdo uno con mucho cariño, la Manola: Domingo y Liana, vecinos y amigos de Rodrigo, el padre de mi hermano, tenían esa motora. Nos llevaban al calamar, a las Sisargas... En la playa de Malpica empecé algo con el surf... Por todo eso para mí Malpica son veranos, recuerdos, la tengo grabada a fuego. Mañana [por este viernes] me escapo para O Grove e iré el puente hasta allí, a subir y bajar esas cuestas... Y a comerme una buena centolla, para qué negarlo, y un poquito de percebe si se puede. Perdona, una cosa que querría yo aclarar...

—Sí, claro, adelante.

—Dije en el programa que Malpica no es un pueblo muy bonito. Para mí Malpica es el más bonito del mundo.

—Fue el único «pero» que le puso el alcalde a su intervención.

—Ya me dijeron de Malpica: «Pero home!». Ves Malpica y a mí me encanta, puede no ser la postal de Combarro, pero no lo necesita, Malpica es auténtica, tiene una belleza natural impresionante. A lo mejor los edificios... Vamos, que lo que quería decir es que en su «no perfección» está su belleza. Que objetivamente haya pueblos más bonitos, puede, pero encanto como Malpica no tiene ninguno. Escapo muchas veces hasta allí. Respira verdad, autenticidad... Sus gentes... lo que viví en Galicia no lo viví en otro sitio.

El alcalde malpicán lo invitó desde Radio Voz a volver.

—E iré muy pronto, ya digo. Tengo además ahí unos amigos, con el restaurante Material... Trabajan muy bien la brasa. ¡Pero que no me pidan hacer el postre, eh!

—¿Y si en Malpica le pidiesen ser pregonero de las Festas do Mar?

—Eso... Arranxamos sen problema. Te digo una cosa: Yo doy un pregón en Malpica de lo que sea, y la alegría que me da a mí, y la que le da a mi madre... Ya solo por los recuerdos que nos trae... También a mi hermana, que vive en Alemania. Le digo al alcalde: ya sea dando el pregón o comiendo marisco, pero ahí me tienen.

Manu Baqueiro, en su papel de Marcelino
Manu Baqueiro, en su papel de Marcelino TVE

—¿Le paran todavía por la calle como el «Marcelino», «Marce», de «Amar en tiempos revueltos»?

—Mucho, porque además seguimos grabando Amar es para siempre, en Antena 3, todos los días. Y sigo siendo Marcelino. Me preguntaban en una entrevista que si me molestaba: ¡cómo me va a molestar, si es parte de mi vida! Ahora me llaman menos, eso sí. Me llaman chef, pobrecillos, qué optimistas; también Manu, o incluso ligoncete... 

Baqueiro, con Pazó y Mourelos, en Carballo
Baqueiro, con Pazó y Mourelos, en Carballo BASILIO BELLO

—Interpretó en el 2019 en el FIOT de Carballo «O electo», obra íntegramente en gallego dirigida por Cándido Pazó.

—¡Apertas para el gran Candi! Fue una experiencia brutal, un desafío. Más allá de hacerlo en gallego o no, por cierto un gallego de presidente de Xunta, no voy a decir más, me dio la oportunidad de trabajar con Candi. Mira que he trabajo con gente, que he visto gente con talento para saber qué le falta a un texto o a una interpretación, pero este tío es la bomba. Un talento global. Por la pandemia tuve que parar el proyecto, porque con la serie, con la que llevábamos 15 años, habíamos perdido tres meses de rodaje y debíamos grabar hasta los sábados. Una decisión dura, pero no podía estar en misa y repicando. Aun así disfruté todo lo que pude, con el gran Antonio Mourelos al lado, fantástico, sencillo, honrado, humilde. Esa gira me trae mucha añoranza.

El conjuro final de Manu Baqueiro en MasterChef Celebrity 7

—Deseó usted en el programa, en medio de una queimada, encontrar el amor... ¿Cómo va eso?

—Las queimadas hacen milagros.

—Bo Nadal, Manu. Próspero 2023.

—¡Lo mismo! Que vaya bien y no nos dejen sin luces en Vigo [ríe].