Malpica recuerda a tres vecinos que sufrieron el horror de Mauthausen

Santiago Garrido Rial
s. g. rial CARBALLO / LA VOZ

MALPICA DE BERGANTIÑOS

Luis Rodríguez Villar, Antonio Fariña Chouciño y Antonio Suárez Blanco, los tres malpicanos de Mauthausen
Luis Rodríguez Villar, Antonio Fariña Chouciño y Antonio Suárez Blanco, los tres malpicanos de Mauthausen

Uno murió, y los otros dos regresaron a casa en diferentes momentos. Un libro y una placa los homenajean desde hoy

21 ago 2020 . Actualizado a las 05:00 h.

Héctor Pose era un adolescente cuando en agosto de 1978 vio subir por las escaleras del bar familiar Cachón, en Malpica, en medio del ambiente de humo y de conversaciones marineras, a un hombre de paso lento y figura rotunda, al que de inmediato, tras hacer detenerse el tiempo mejor que en las películas de ciencia ficción, los mayores identificaron como Rogita.

Ese era su apodo, Luis de Rogita. Volvía a casa tras escapar en lancha junto a otros vecinos 39 años antes, y sobre todo tras haber pasado por el campo de concentración de Mauthausen, donde estuvo desde 1941 al 5 de mayo de 1945. Dentro de la terrible mala dicha de la vida que le tocó, tuvo suerte: fue liberado y sobrevivió. En medio, las vivencias imaginables y las difícilmente imaginadas con los ojos actuales. Muchas las relató aquel día ante los atónitos y emocionados vecinos, y otras en las jornadas siguientes.

Hoy las recupera aquel joven Héctor, profesor de la Universidade da Coruña y ya con varios libros en su mochila profesional. Lo hace en otro, titulado Aquela xente digna, dedicado a Luis y a otros dos malpicáns que también pasaron por el campo de concentración austríaco: Antonio Suárez Blanco, Coruña, y Antonio Fariña Chouciño, Antonio da Rosa. Ambos formaban parte de la tripulación de tres barcos que entre 1937 y 1938 abandonaron Malpica en noches de junio con proa hacia Francia, dejando atrás una represión esperable por sus vinculaciones republicanas o con la CNT. En total, 66 hombres que tuvieron vivencias dispares, y todos carne de novela: los que regresaron, los que se quedaron en Francia, los que lucharon en la Resistencia -y fueron capturados por los nazis, de ahí su destino final-, quienes se fueron en el Winnipeg a Chile y de ahí subieron a Perú para revolucionar la pesca de sardina desde Chimbote...