Un error lo comete cualquiera

El vapor francés «Emilie L. Dreyfuss» trataba de llegar a Corcubión, pero se quedó en aguas de Sardiñeiro


El vapor francés Emilie Louis Dreyfuss intentaba alcanzar el puerto de Corcubión para repostar carbón, del que andaba algo corto. La niebla no facilitaba la tarea de ganar la ría. El primer obstáculo, Fisterra, había quedado por la popa. Cuando su capitán, desde el puente, vio abrirse a babor el abra de una ensenada, no lo dudó y metió el timón a esa banda con la seguridad de abordar el último viraje antes de llegar a los pontones de Plácido Castro, donde se almacenaba el combustible.

La perdición del vapor aguardaba sumergida bajo unas pocas decenas de centímetros de agua, invisible para los de a bordo. La confusión de la entrada de la ensenada de Sardiñeiro con la ría de Corcubión había puesto por su proa los peligrosos bajos de A Eira.

Estas piedras, totalmente invisibles, casi en el centro de la ensenada, eran una condena para un buque como este. El choque sentenció la suerte del francés y, pese a los duros trabajos para conseguir su reflotamiento, todo fue en vano. El barco fue desguazado en ese lugar y la mayor parte de su carga de mineral de cobre, retirada.

Durante los trabajos de prospección arqueológica subacuática que venimos desarrollando en esta zona desde el año 2006, sufragados por la Consellería de Cultura, hemos localizado los escasos restos que quedan de este buque, así como parte del mineral disperso por todo el bajo de A Eira.

El Emilie Louis Dreyfuss había sido construido durante la Primera Guerra Mundial en medio de la carrera emprendida por el imperio alemán y británico, unos hundiendo barcos y los otros construyéndolos, en una carrera que suponía la supervivencia o destrucción de ambos imperios.

La consecuencia fue la inmediata destrucción del imperio alemán al final de la guerra, mientras que el británico difirió su disolución a lo largo de las décadas siguientes.

En esa competición se establecieron varios tipos estandarizados de buques. El que nos ocupa pertenecía a un tipo de construcción conocido como vapor clase A-type standard.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos

Un error lo comete cualquiera