El alcalde larachés manda, y mucho


Hay alcaldes... Y alcaldes. De todos los símbolos y colores políticos. Algunos son una referencia para sus formaciones por diferentes motivos, pero, sobre todo, por su capacidad para lograr votos. En Galicia hay ejemplos, al igual que en la Costa da Morte. Pequeño, en Dumbría, o Muíño, en Cabana, son dos ejemplos. Pero si hay uno que destaca por encima del resto es el larachés José Manuel López Varela. Una simple llamada telefónica suya y se presentan en A Laracha, y puntuales como un reloj, el conselleiro de turno, el delegado de la Xunta en la provincia, parlamentarios, secretarios xerales y si hace falta, el presidente de la Xunta. Todavía recuerdo la visita de Alberto Núñez Feijoo un domingo 19 de junio del 2016 para hacer campaña en la Feira de Paiosaco. Ya hay que tener poder de convicción para que un presidente autonómico acuda a un acto político que no sea de primer nivel. Pues sí. Y ayer no fue una excepción.

En la presentación del proyecto de construcción del punto de atención continuada había, con mucho, más políticos y técnicos, que periodistas y vecinos juntos. Que si el conselleiro Jesús Vázquez. Que si el delegado territorial de la Xunta, Ovidio Rodeiro. Que si el gerente del Sergas, Antonio Fernández-Campa. Que si la directora de Recursos Económicos, María Jesús Piñeiro. Que si el gerente de Xestión Integrada, Luis Verde. Que si la jefa de Sanidade, Cristina Pérez. Que si el vicepresidente del Parlamento. Que si el presidente del PP, Diego Calvo. Que si el parlamentario Aurelio Núñez.... Solo faltaban ayer Feijoo y, si se me apura, Rajoy.

Ethel Vázquez es otra asidua a A Laracha. Su última visita fue el martes para abordar el futuro plan de transporte público en la Costa da Morte. Con anterioridad estuvo la ahora titular de Medio Ambiente, Beatriz Mato. Y así, una larga lista de conselleiros y cargos políticos, como la directora del Sepes, Lucía Molares. Todos ellos se han pasado por A Laracha.

José Manuel López Varela no es un alcalde cualquiera. O esa es la sensación que se transmite desde el PP. El regidor no destaca por decir una palabra más alta que la otra. Es leal al partido y no raja jamás de las decisiones de sus superiores. Es una máquina de captar votos para el PP. Tiene un concello saneado y hasta Inditex desembarcará en el polígono. En el 2011 su nombre sonó con fuerza para presidir la Diputación de A Coruña, cargo que finalmente recayó en Diego Calvo. Incluso en las últimas autonómicas se rumoreó con una secretaría xeral. Él lo niega todo y se limita a decir que su lugar está en A Laracha. Incluso, que su etapa para aspirar a cotas más elevadas ya pasó. Pero la realidad es que debe mandar, y mucho, cuando todos acuden a su llamada.

Por Toni Longueira CIUDADANA

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

El alcalde larachés manda, y mucho