A Laracha gusta, y mucho, en la Xunta


Carballo / La Voz

Primero fue la conselleira de Infraestruturas, Ethel Vázquez, la que acudió a A Laracha para presentar un plan de sendas peatonales. Le siguió su homóloga de Medio Ambiente, Beatriz Mato, para la firma de un convenio de ampliación de la depuradora de O Formigueiro. A continuación se pasó el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijoo. Estuvo en la feria de Paiosaco, en campaña electoral, repartiendo besos, abrazos y confidencias a diestro y siniestro. Y ayer le tocó el turno al titular de Sanidade, Jesús Vázquez Almuíña, para sellar otro convenio, uno más, esta vez para ampliar el centro de saúde de A Laracha.

¿Pero que tendrá este concello bergantiñán de apenas 11.500 habitantes que tanto gusta en San Caetano? Está claro que el PP tiene un feudo electoral en A Laracha y José Manuel López Varela es, aunque él lo niega, uno de los pesos pesados en la provincia. Una especie de máquina de cosechar votos para la causa azul. Porque si no, no se entiende que en los últimos años hayan pasado un pelotón de conselleiros. Algunos, incluso, presentaron en A Laracha grandes iniciativas a nivel autonómico. Javier Guerra, exrresponsable de Industria, estuvo en A Laracha. De Beatriz Mato se ha perdido la cuenta, pero tantas como obradoiros inaugurados y clausurados. La responsable de Medio Ambiente estuvo también en la inauguración del centro de día y hogar residencial. Otro que también se dejó ver por el municipio bergantiñán fue el exconselleiro de Educación, Jesús Vázquez Abad, actual alcalde de Ourense, que estuvo una fría mañana de otoño para anunciar la ampliación del colegio Otero Pedrayo. Otros asiduos son el delegado de la Xunta, Diego Calvo Pouso, y su predecesora, Belén Do Campo.

Pero no solo a nivel de conselleiros destaca A Laracha. Cada vez que hay una presentación de una campaña de donación de sangre a nivel de Galicia, hasta el salón de plenos larachés acuden los máximos responsables del departamento. Hasta Jorge Atán, subdelegado el Gobierno en A Coruña, presidió en varias ocasiones la mesa sectorial de seguridad.

Está claro que José Manuel López Varela tiene línea directa con la Xunta. Y si no la tiene, lo disimula muy bien. Entre obradoiros de emprego, convenios y ampliaciones varias cada poco tiempo se deja caer un conselleiro por A Laracha. Y eso que José Manuel López Varela es alcalde de un municipio pequeño. Si lo fuera de una gran ciudad a ver quién es el guapo que le tose. El regidor ya sonó en su día para presidir la Diputación. Él asegura que no tiene otras miras más allá de A Laracha. Pero, de alguna forma, visto lo visto, manda mucho en el PP provincial. Aunque lo niegue. Y en el PP lo saben.

Por Toni Longueira Crónica ciudadana

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

A Laracha gusta, y mucho, en la Xunta