Vandalismo a ritmo de Combo

La multitudinaria verbena del viernes en Baio dejó un reguero de daños en el mobiliario del paseo de la localidad


cee / La voz

En la verbena del viernes en Baio tocaba el Combo Dominicano y el grupo Unión y Fuerza. Como era de esperar, porque es lo que pasa desde hace ya muchos meses con la orquesta de ritmos latinos, la asistencia fue multitudinaria. Lo que ya no era tan previsible, o al menos no debería de serlo, es que ese espectáculo de música, baile y diversión tuviese otra parte bastante menos lustrosa: la del reguero de daños producidos en el paseo de la localidad, donde destaca sobre todo una barandilla de madera de un puente, literalmente arrancada. A ello hay que sumar, como explica el alcalde, Manuel Muíño, varios juegos del parque infantil rotos, otro poste de madera arrancados, una tapa del alcantarillado que desapareció en Baio Pequeno y distintos daños de menos entidad en papeleras y otras piezas de mobiliario público.

«Hai que ser salvaxes, porque para isto tiveron que tirar e empurrar ben, porque a varanda levaba alí xa moitos anos e estaba perfectamente fixada, nunca deu problema», asegura Muíño, para quien hay otro aspecto importante, en cuanto a comportamiento social que cabría corregir. «Iso non se fai sen que alguén o vexa, o que pasa é que calamos ou pasamos de todo porque pensamos que é mellor e eu creo que non, porque se se colle a un e se lle fai pagar, polo menos que teñan que arranxalo, veríase que eses comportamentos teñen un castigo», añade.

Evidentemente, de todo esto no tiene culpa alguna el Combo, la París de Noia, la Panorama o la que sea la orquesta que consigue atraer a sus espectáculos a muchos cientos, incluso miles de personas. Ahora bien, para el alcalde de Zas -tal como reseñaban distintos representantes del mundo de la cultura en La Voz hace unas semanas- se ha establecido un modelo de fiesta que no le gusta por muchos motivos, al margen de que él ya no esté en la generación de los chavales que forman el público mayoritario. Cree que en las verbenas, aparte de la presencia que tiene el botellón, se han masificado hasta tal punto con asistentes de fuera de la localidad que la celebra, que se han vuelto incómodas para una parte muy importante de la población local. «Estase expulsando á propia xente do pobo. Xa non vas nin hasta alí a tomar unha copa porque non das chegado á barra», ejemplifica el regidor de Zas. De hecho, para él éxito del Combo Dominicano, por poner un ejemplo, no son ni siquiera los músicos, sino el propio ambiente. «Eu penso que nin sequera van a velos a eles, van detrás do mogollón, de onde hai ambiente, porque tamén o fixemos os outros na nosa época. Ías a onde había xente», concluye Manuel Muíño.

Una excepción dentro de un año positivo en cuanto a daños en el municipio

«Algunha papeleira e iso, pero xa case o das por bo». Así explicaba también ayer el alcalde de Zas, lo que están siendo los últimos tiempos en cuanto a daños del mobiliario público y de las instalaciones tradicionalmente más sensibles, como son las áreas recreativas. Así cuando hace solo unos años era raro el mes de verano en el que Zas, y en general todo el entorno, no era noticia por destrozos de grandes proporciones en lugares como, por ejemplo, Pedra Vixía, ahora parece que esa tendencia se ha cortado. De hecho, el episodio del viernes en Baio -ligado a la fiesta como suelen estar todos estos destrozos- se puede considerar prácticamente excepcional en los últimos tiempos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos
Comentarios

Vandalismo a ritmo de Combo