«A Barca non é algo que perda tan só Muxía, perdémola todos»

Políticos de todos los partidos ofrecen su apoyo tras la catástrofe

Los equipos de emergencias se afanan en recuperar algunas lámparas entre los escombros.
Los equipos de emergencias se afanan en recuperar algunas lámparas entre los escombros.

muxía / la voz

El devastador incendio que destruyó ayer el santuario de la Virxe da Barca de Muxía ha desatado una inmediata y unánime respuesta solidaria por parte de los equipos de emergencias y de numerosos cargos públicos de todos los partidos políticos, con una finalidad común: recuperar el edificio a la mayor brevedad posible. Los primeros en reaccionar con todos los medios disponibles fueron los bomberos de Cee, los tres que acaban su turno y los otros tres que entraban de guardia, decenas de voluntarios de Protección Civil de Muxía, pero también de Cee, Carballo o Camariñas, además del personal del Concello y tanto los policías locales como los guardias de la zona, incluidos varios de ellos que no estaban de servicio.

A lo largo de la mañana y sobre todo por la tarde llegaron los apoyos institucionales, con el conselleiro de Cultura, Xesús Vázquez; el presidente de la Deputación de A Coruña, Diego Calvo; la delegada territorial, Belén Do Campo; el arzobispo de Santiago, Julián Barrio; varios diputados y numerosos alcaldes de toda la comarca, desde A Laracha hasta Fisterra. Para la regidora ceense, Zaira Rodríguez, «A Barca non é algo que perda tan só Muxía, perdémola todos, a Costa da Morte e Galicia enteira». Por eso ayer, ante un panorama «tran triste e desolador» era o momento de estar al lado de los muxiáns.

Su homólogo camariñán, Manuel Valeriano Alonso, también desde el templo, calificaba de «desastre» lo sucedido porque el fuego se llevó por delante «unha parte moi importante do patrimonio da nosa comarca», que además de un motor turístico «é un símbolo para toda Galicia». En la misma línea, la vicepresidenta del Parlamento, Marisol Soneira, calificó el santuario como «un signo de identidade da Costa da Morte» y se mostró «agradecida» por las ofertas de colaboración que le trasladaron al alcalde de Muxía «políticos de todas as cores» y también otra mucha, incluida alguna directamente relacionada con las obras públicas. Su compañero de partido y exministro de Justicia, Fran Caamaño, comprometió el apoyo de su grupo y se mostró confiado de un feliz desenlace. «Xuntos faremos que o noso pasado volva a ser presente», aseguró.

La diputada carnotana del PP, Marisol Piñeiro, incidió en la imposibilidad de «loitar contra as forzas da natureza», describió como «impotencia» lo que sintió en Muxía y encontró palabras de consuelo: «Dentro da desgraza polo menos non houbo danos persoais, como podía pasar se fose no medio da misa».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos

«A Barca non é algo que perda tan só Muxía, perdémola todos»