Las montañas, clave de la biodiversidad

Los climas de montaña heterogéneos juegan un papel clave en la generación y el mantenimiento de una gran diversidad


redacción / la voz

Lo que determina los patrones globales de biodiversidad ha sido un enigma para los científicos desde von Humboldt, Darwin o Wallace. Pero, a pesar de dos siglos de investigación, esta pregunta sigue sin respuesta. Los científicos han comprobado que esa respuesta se halla en las montañas. «El desafío es que, aunque es evidente que gran parte de la variación global en la biodiversidad está tan claramente impulsada por la extraordinaria riqueza de las regiones montañosas tropicales, es esta misma riqueza que los modelos actuales de biodiversidad, basados en el clima contemporáneo, no pueden explicar: las montañas simplemente son demasiado ricas en especies y no estamos explicando los puntos críticos mundiales de biodiversidad», señala a Europa Press el profesor Carsten Rahbek, autor principal de dos artículos publicados en la revista Science.

Para afrontar la pregunta de por qué las montañas son tan biológicamente diversas, los científicos del Centro de Macroecología, Evolución y Clima (CMEC) de la Universidad de Copenhague (Dinamarca) trabajan para sintetizar la comprensión y los datos de los campos dispares de la macroecología, la biología evolutiva, ciencias de la tierra y geología. Parte de la respuesta, según estos estudios, radica en comprender que el clima de las regiones montañosas tropicales escarpadas es diferente en complejidad y diversidad en comparación con las regiones adyacentes de tierras bajas. Los climas de montaña heterogéneos juegan un papel clave en la generación y el mantenimiento de una gran diversidad. «La gente suele pensar en los climas de montaña como sombríos y duros -señala el co-líder del estudio Michael K. Borregaard-. Pero la región montañosa más rica en especies del mundo, los Andes del Norte, captura, por ejemplo, aproximadamente la mitad de los tipos de clima del mundo en una región relativamente pequeña, mucho más de lo que se captura en la cercana Amazonia, una región que es más de 12 veces más grande».

Otra parte de la explicación de la alta biodiversidad de ciertas montañas está relacionada con la dinámica geológica de la construcción de montañas. «El patrón global muestra que la biodiversidad de las montañas exhibe una firma visible de procesos evolutivos pasados. Las montañas, con sus entornos y geología particularmente complejos, han permitido la persistencia continua de especies antiguas profundamente arraigadas en el árbol de la vida, además de ser cunas. donde han surgido nuevas especies a un ritmo mucho más alto que en las tierras bajas, incluso en áreas tan increíblemente biodiversa como la selva amazónica», dice el profesor Carsten Rahbek.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Las montañas, clave de la biodiversidad