Las ballenas ayudan a combatir el cambio climático

El ciclo de alimentación de los cetáceos permite retirar CO2 de la atmósfera. Científicos gallegos han constatado durante los recientes avistamientos en las aguas gallegas la importancia que tiene el gigante del océano en el ecosistema marino


redacción / la voz

El pasado mes de septiembre la Comisión Ballenera Internacional rechazó por amplia mayoría levantar la prohibición de la caza industrial de la ballena, vigente desde 1985. Esta medida ha permitido que las aguas de Galicia atraigan, como lo hicieron en el pasado, al animal más grande del planeta. Al menos, eso parecen indicar los recientes avistamientos. En verano se observaron varias familias de ballena azul que llegaron para alimentarse. Mantener con vida al gigante del océano tiene unos beneficios incalculables. «Si estamos ante un repunte de la población será positivo para todo el ecosistema marino, que producirá más. Por tanto también será algo bueno para la pesca», reconoce Bruno Díaz, zoólogo de Bottlenose Dolphin Research Institute, con sede en O Grove.

A la ballena, un ser vivo de lo más dócil dado su tamaño, solo se le puede acusar de ingerir enormes cantidades, toneladas de un solo bocado, de krill o plancton. Estos microorganismos representan el primer eslabón de la cadena alimenticia. Alguien podría pensar entonces que con su alimentación, la ballena amenaza el equilibrio en el mar. Pero hacen justo lo contrario. «A través de sus heces, que tienen una alta flotabilidad, fertilizan la superficie marina. Como son animales de grandes dimensiones, el volumen de las defecaciones es muy importante y ejerce de abono para el crecimiento del plancton, que sirve de alimento para el resto de peces. Por tanto no restan nada a la cadena alimenticia sino que suman», explica Díaz.

La ballena más grande vista en Galicia, a vista de pájaro Fue avistada este miércoles por los investigadores del BDRI y calculan que medía al menos 26 metros

La comunidad científica gallega ha aprovechado la visita de especies como la azul o el rorcual común para recoger muestras de heces y estudiar el impacto que tienen en el ecosistema. «Hicimos un muestreo y encontramos numerosas especies de plancton próximas a la superficie, confirmado el fenómeno del afloramiento tan característico de la costa gallega y en el que las ballenas también intervienen», confiesa el zoólogo.

En este momento de la historia en el que el ser humano está perdiendo la batalla del clima, las ballenas son además aliadas. El principal responsable del calentamiento global es el dióxido de carbono, un gas de efecto invernadero. «El hecho de que vayan a alimentarse a grandes profundidades facilita que los nutrientes se desplacen desde el fondo hacia la superficie y que el plancton florezca. Y resulta que este plancton, la base de la cadena marina, actúa como uno de los mayores consumidores de CO2 que hoy se encuentra en exceso en la atmósfera. Así que están haciendo un papel de amortiguación del incremento de este gas que produce la actividad humana», subraya el científico gallego.

El gran azul ha absorbido más del noventa por ciento del calor adicional que han generado los seres humanos desde la Revolución Industrial. La ciencia ha descubierto que las ballenas colaboran activamente para frenar el aumento de la temperatura de la Tierra.

La ballena azul vuelve a Galicia BDRI grababa este ejemplar de 18 metros el jueves muy cerca de Fisterra. Creen que vuelven a Galicia en busca de alimentos retomando así una antigua ruta de migración. La actividad ballenera acabó con estos ejemplares en la zona hace décadas

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
18 votos
Comentarios

Las ballenas ayudan a combatir el cambio climático