Sálvese quien pueda

María Xosé Blanco Giráldez
María Xosé Blanco CARA Y CRUZ

BARBANZA

MARCOS CREO

03 ene 2022 . Actualizado a las 05:00 h.

La sexta ola del covid se eleva sin control, como si de un tsunami se tratara, sobre Barbanza y sobre el resto de Galicia. Nadie lo ha dicho expresamente, pero la consigna es ahora mismo la de sálvese quien pueda. El caramelo envenenado que han servido, ofreciendo PCR primero y test de antígenos después para todos, ha dejado en una situación de absoluto abandono a los positivos confirmados y a sus contactos estrechos. No es solo que los rastreadores estén desaparecidos en combate, que es lo de menos, sino que el acceso a servicios y a información esencial se demora hasta la desesperación.

Mientras a muchos se les brinda la posibilidad de hacerse un test para, erróneamente, seguir disfrutando de estas Navidades, a los contactos de los positivos, convivientes incluidos, tardan días en citarlos para una PCR. Y realizada la prueba, hay quien ha tenido que esperar 3 y 4 días para tener confirmación del resultado, pese a ser este positivo. Mientras, los vacunados pueden, tal y como recoge la normativa, hacer vida normal.

Por sentidiño, ese que parece faltarle a la Administración a la hora de marcar prioridades, buena parte de esos contactos estrechos se autoconfinan, tratando de evitar así que el virus se extienda aún más. Parece que solo la población ha aprendido la lección y quien debería impartirla sigue pecando de falta de medios y personal.