Medidas estrictas y mucha suerte, así sortea Amicos las nuevas olas

La que fue la zona cero de Barbanza cuando irrumpió el virus, le hace ahora frente con grupos burbuja y continuos cribados


ribeira / la voz

A comienzos de abril, cuando la primera ola del covid-19 arreciaba con fuerza en Galicia, muchos ojos barbanzanos estaban puestos en la residencia que Amicos tiene en Comoxo. Las noticias que llegaban desde allí ponían los pelos de punta, tanto por la escalada de positivos -llegó a haber 30 contagiados entre usuarios y técnicos- como por la falta de material, lo que motivó una llamada solidaria a la que empresas y particulares respondieron con donaciones. Con más medios y la experiencia de haber sufrido en carne propia la primera embestida, el centro dedicado al cuidado de personas con discapacidad logró esquivar la segunda ola y se hace fuerte frente a la tercera.

Consciente de que la experiencia es un grado y de que el conocimiento sobre la enfermedad adquirido con el paso del tiempo constituye una buena arma, el director de Amicos, Xoán España, no duda al afirmar que en esta guerra, tener a la suerte de aliada es fundamental: «Estívonos roldando, con contactos de persoal do centro que deron positivo, e mesmo sabemos que en calquera momento pode volver a saltar, pero é certo que estamos máis preparados, sobre todo para detectar, cercar ao grupo concreto e evitar a propagación».

En la prevención, en la detección precoz y en el establecimiento de circuitos casi cerrados ha basado Amicos su estrategia en la segunda ola para hacerle frente al covid. A la exhaustiva limpieza de las instalaciones, el uso de mascarillas y la higiene de manos se suman los cribados que cada semana realiza el Sergas a los profesionales que trabajan en el centro. Lo complicado es la organización de los recomendados grupos burbuja: «É difícil pola tipoloxía dos usuarios e tamén polo funcionamento desta residencia, que é como se fora unha casa enorme. Aínda así, na meirande parte do tempo, créanse grupos de ata oito persoas, de forma que se houbera unha incidencia poderíase intervir rapidamente».

Visitas controladas

Conscientes de que el peligro está fuera, en Amicos han limitado las salidas y las pocas que se realizan se ciñen a espacios amplios y abiertos. También el protocolo para las visitas es estricto: «Teñen que ser con mampara, nunha sala especialmente ventilada e mantendo as distancias. Hai que extremar», señala España.

Pese a todo, España sabe que el riesgo cero no existe y menos en esta gran casa habitada por 33 personas con discapacidad y medio centenar de técnicos: «Ese é o punto feble, o feito de ser un núcleo de convivencia tan grande e cun contacto tan estreito. Aquí hai persoas que mesmo precisan axuda para comer».

Quizás por ello, el director de Amicos se muestra cauto: «Sabemos que pode entrar en calquera momento e iso sería o normal dadas as circunstancias. O importante é controlalo e non perder a ninguén. Este é un virus silencioso, polo que a precaución é importante, pero a sorte é fundamental». En la primera ola detectaron su presencia por unas décimas de fiebre en un usuario, ahora los controles son constantes.

Temor a una previsible caída de ingresos que frene los proyectos

Más allá del problema sanitario, la cuestión económica lleva a Xoán España a ver un escenario difícil e incierto cuando mira hacia el futuro. Teme que una previsible caída de los ingresos frene el avance de Amicos: «A pandemia vai provocar un impacto económico seguro e moito me temo que vai haber recortes por parte das Administracións públicas».

La crisis económica anterior afectó con dureza a asociaciones como esta y España considera que ese debe ser el caballo de batalla: «Non pode ser que sexamos os mesmos os que volvamos a sufrir os efectos da recesión. Por iso é polo que temos que loitar, pois é importante non desandar o camiño».

Como dato esperanzador, apunta que en el 2020 se mantuvo la cifra de inserciones laborales, que se situó en 61, pese a la parálisis de la hostelería y el comercio, dos de los sectores fundamentales en materia de empleo. Por eso, España mira al futuro con preocupación e ilusión: «Son realista e sei que non vai ser doado, pero por outra banda penso que o nivel de concienciación que se conseguiu é grande e iso non pode cambiar».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Medidas estrictas y mucha suerte, así sortea Amicos las nuevas olas