Paula Iglesias: De Porto do Son a los Goya con una historia sobre los refugiados de Tinduf

M. X. Blanco RIBEIRA / LA VOZ

BARBANZA

Su corto gira en torno a tres mujeres saharauis que montaron una piscifactoría

13 ene 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

La cantante Ana Belén y el actor Dani Rovira leerán el lunes la lista de los finalistas a los Premios Goya de este año. Si entre los trabajos que citan está Solo son peces, habrá una embajadora de Barbanza en la gala que se celebrará el 6 de marzo en Málaga. Y es que Paula Iglesias (Porto do Son, 1986) es una de las artífices de este documental que se encuentra entre los nominados, junto a Ana Serna (Bilbao, 1988). Ambas están al frente de Al Borde Films, una productora creada en el 2015, que tiene la temática social por bandera. En esta ocasión, los refugiados de Tinduf se situaron al otro lado del objetivo de sus cámaras.

La sonense se formó tanto en periodismo como en cine y decidió llevar la fusión de ambas actividades a su vida profesional: «De aí xurdiu a necesidade de fundar Al Borde Films, porque tanto a min como a Ana nos gustan os documentais, esa forma de narrar entre o xornalismo e a creatividade», explica sobre la puesta en marcha de la productora. Solo son peces surge para dar respuesta a un encargo realizado por la Asociación de Amigos y Amigas de la Rasd de Álava: «Estaban realizando un proxecto de sensibilización sobre a situación do Sáhara e encargáronnos un traballo audiovisual, dándonos iso si liberdade para a confección do guión».

Durante la investigación previa, se sorprendieron al descubrir que tres mujeres nacidas en los campamentos de refugiados que habían estudiado Biología en Argelia habían vuelto a su casa con el fin de poner en marcha una piscifactoría. En marzo del 2019 viajaron a Tinduf para tener un primero contacto con los protagonistas de su documental y en abril realizaron el rodaje. Contaron con la colaboración de una escuela de cine que funciona en los campamentos y, a cambio de su ayuda, impartieron allí un curso de sonido.

Tilapias y refugiados

En la historia final, establecen un paralelismo entre la tilapia, un pez propio del Nilo, y la población refugiada, pues todos están fuera de su lugar de origen. Paula Iglesias añade que entre los objetivos del documental también está visibilizar una vez más el problema del Sáhara: «A solución pasa porque os gobernos europeos tomen cartas no asunto, por iso quixemos situar o tema de novo na axenda mediática».

Durante la estancia en los campos de refugiados, la sonense admite que fue la gestión del tiempo allí lo que más le impactó: «De aí xurdiu a idea para a cuberta da curta, na que se ve unha muller pescando no deserto, por esa forma que teñen de esperar sen desfalecer. Levan case 45 anos nos campamentos e seguen a sacar proxectos adiante, a ter afán de superación. A experiencia alí foi moi gratificante a nivel de aprendizaxe, tanto no eido social como cultural».

Y el corto resultante le está dando muchas alegrías. En su estreno, Solo son peces se alzó con el Gran Premio del Cine Español en Zinebi 61 y después obtuvo otras muchas distinciones, entre las que destaca la selección para el HotDocs de Canadá, un certamen puntero a nivel internacional. Paula Iglesias explica que la selección a los Goya le produjo una sensación agridulce: «Comunicáronnolo xusto cando saltou a noticia da guerra e algúns dos que foron compañeiros nosos no equipo de gravación están agora mesmo en combate».

Ahora está sumergida en un nuevo trabajo surgido a raíz del confinamiento, que busca reflexionar sobre la excesiva carga que tienen las mujeres, sobre todo las empleadas de hogar. Pero a Paula Iglesias le gustaría dedicar en el futuro un documental a su tierra sonense: «É unha espiña que teño cravada. Gustaríame tocar a vinculación das mulleres e o mar, de como elas se quedaban a cargo de todo mentres eles ían traballar».

Formación. Paula Iglesias inició Periodismo en la USC y cursó el último curso en Bilbao, donde también se formó en cine.