El mítico Aloha busca nuevo dueño. Harpo, el viejo roquero, cede el fortín del vinilo: «Para moitos, este local era e segue a ser a segunda casa»

El hostelero busca relevo para el mítico local, por carecer de energía para «empezar outra guerra»


ribeira / la voz

Una foto de Bob Marley, un rincón especial presidido por Camarón de la Isla, máscaras y figuras africanas -muchas regaladas por los clientes-, una mesa de billar que podría contar miles de anécdotas, unos singulares baños que reciben a sus inquilinos con grandes conchas convertidas en piletas, cuadros de Bob Dylan, Jimi Hendrix y John Lee Hooker decorando las paredes... y detrás de la barra, Tucho Pego Martínez, transformado cada noche en el inconfundible Harpo. Es el retrato del Aloha, el mítico bar que ha visto crecer a varias generaciones de ribeirenses y que incluso ha atrapado en su red a forasteros amantes de la música. Y es que, si por algo se caracteriza este negocio, que ahora busca nuevo dueño, es por ser uno de los pocos fortines que quedan del vinilo y por tener el rock como principal seña de identidad.

Gracias por leer La Voz

Suscríbete al periodismo sin límites hecho en Galicia

WEB+APP
Lee todas las noticias en la edición digital y la aplicación, accede a contenidos exclusivos y disfruta de una lectura sin publicidad intrusiva
VERSIÓN PDF
Accede a la réplica del periódico en PDF, a todas las ventajas de la suscripción WEB+APP y a la hemeroteca de La Voz desde 1882

El mítico Aloha busca nuevo dueño. Harpo, el viejo roquero, cede el fortín del vinilo: «Para moitos, este local era e segue a ser a segunda casa»