Los delitos y estafas informáticas continúan su escalada en la comarca

Tanto fuerzas del orden como oficinas de consumo confirman el auge de estos casos


Ribeira / la voz

La universalización de Internet aporta a los usuarios un sinfín de nuevas posibilidades en un universo en el que no existen las fronteras, pero en la red de redes también proliferan los peligros si no se está lo suficientemente alerta. De esto se habló recientemente en una charla impartida por la Guardia Civil en Lousame dentro de un plan para prevenir, precisamente, los delitos y estafas informáticas, que continúan su escalada y cada vez se denuncian más casos en la comarca.

Aunque es difícil aportar datos concretos sobre el número de sucesos de este tipo que se registran, las fuerzas del orden son tajantes y confirman que las estafas por compras realizadas a través de Internet se están disparando: «Cada vez se dan máis delitos telemáticos». La tipología más habitual es realizar un pedido y recibir en casa algo que no tiene nada que ver con el producto por el que se ha pagado; y, cuando se intenta contactar con el vendedor para reclamar, no hay respuesta.

Esta clase de delitos están ganando terreno en las estadísticas delictivas que manejan tanto la Guardia Civil como la Policía Nacional, y a menudo se producen en transacciones entre particulares a través de páginas de compra-venta de productos de segunda mano.

En las oficinas de consumo

Reclamaciones por cuestiones de este tipo también llegan a las oficinas de consumo barbanzanas, desde donde remiten a los afectados a las fuerzas del orden para interponer una denuncia ante la posibilidad de que se trate de un delito de estafa. En el caso de Ribeira indicaban que, por ahora, reciben casos de esta naturaleza a cuentagotas, aunque apuntan que muchas personas acuden directamente a la policía. Añaden, además, que las compras a través de Internet no son todavía un fenómeno tan masivo en la zona, aunque sí van claramente al alza.

En cuando a las prácticas denunciadas, los técnicos de consumo consultados explican que en la mayoría de las situaciones se da el mismo modus operandi: «O usuario merca un produto, recibe unha cousa diferente e na páxina web a través da que fixo a compra non aparece ningún tipo de información da empresa nin a quen dirixirse para reclamar».

Direcciones en China

La opción entonces es acudir a los datos que aparecen en el paquete enviado, «pero son direccións en China e se mandas unha carta vén de volta porque non existen». La oficina municipal de Ribeira trató de tramitar alguna de estas reclamaciones pero, ante la imposibilidad de resolver el problema, ahora remiten los casos que reciben directamente a las autoridades.

Ante este tipo de situaciones, por parte tanto de las fuerzas del orden como de las oficinas de atención al consumidor aconsejan asegurarse de que se trata de una página legal y, sobre todo, utilizar métodos de pago seguros, como PayPal o tarjetas monedero, y nunca realizar una transferencia porque «se é un timo, eses cartos están perdidos». En cuanto a los portales de compra-venta de productos de segunda mano y entre particulares, se recomienda también no enviar ningún tipo de documentación personal.

Este tipo de cuestiones se abordan en los programas de prevención que pone en marcha la Guardia Civil con charlas que están dirigidas principalmente a menores, porque por edad están más expuestos a Internet, aunque también se realizan con adultos y, sobre todo, con personas mayores, menos familiarizadas con el uso se las nuevas tecnologías.

Las situaciones de acoso a través de Internet también están a la orden del día

Indican las fuerzas del orden que se dan casos, pero que son muy puntuales y de momento no es una situación alarmante, pero las denuncias de acoso por Internet también comienzan a aflorar en la comarca. Señalan que suelen aparecer sobre todo entre menores de edad, pero también los adultos están expuestos.

No en vano, en el último medio año en el área barbanzana se han tramitado cuatro casos de personas, todas mayores de edad, que tras conocer a alguien en páginas de contactos fueron grabadas en vídeos de contenido sexual y luego chantajeadas con remitir las imágenes a todos sus contactos en las redes sociales si se negaban a pagar la cantidad exigida.

Fuentes de las fuerzas de seguridad insisten en que este tipo de prácticas son puntuales por el momento, pero apuntan algunas recomendaciones para evitar ser víctimas de chantajes por el estilo, empezando por no grabar vídeos por Skype que puedan ser comprometedores y desconectar la cámara web, e incluso taparla, para evitar ser grabado sin saberlo.

Nadie está a salvo (Sálvora)

Como en la vida misma, nadie está a salvo de ser víctima de un delito a través de Internet. Los más jóvenes, que han nacido con el smartphone bajo el brazo, a menudo se confían demasiado, y aquellos para los que la red de redes es algo nuevo, son vulnerables, precisamente, por su falta de conocimiento. Por eso no sobran las campañas de información y prevención.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Los delitos y estafas informáticas continúan su escalada en la comarca