Los agentes de Rianxo se echan al monte

La Policía Local lleva más de una década combatiendo a los incendiarios a través de la disuasión y la vigilancia

.

Ribeira / la voz

El reloj marca las 20.30 horas y los rayos del sol de septiembre todavía bañan la casa consistorial rianxeira. Al pie de esta aguardan un agente y un auxiliar de la Policía Local ante el coche patrulla, que nos reciben con un saludo profesional, a la vez que nos invitan a entrar para presenciar una ronda de vigilancia que caracteriza al cuerpo de este Concello desde hace más de una década. El tiempo que llevan echándose al monte para evitar la comisión de un delito para el que nada sirve quedarse en el casco urbano. Los incendios se detienen en el corazón del bosque.

«Perdemos moito monte no 2006, non podemos deixar que volva ocorrer algo así», uno de los profesionales murmura estas palabras -desvelando de paso el origen de estos dispositivos anuales- mientras el coche abandona el centro y se encamina a las afueras. Minutos más tarde, por la ventanilla se atisba la entrada de Leiro y torcemos hasta que el asfalto muere y es sustituido por tierra y baches.

«Tócalles vir por aquí hoxe?», pregunto para dibujar mentalmente un boceto del recorrido a realizar. «Non hai un percorrido fixo, pero sempre aproveitamos determinados elementos naturais para cubrir cada parroquia e cada aldea», contesta el agente señalando la gran piedra donde antes se alzaba el antiguo mirador de hierro de Abuín. Sobre ella se encuentra una persona.

Bajamos del vehículo y el vecino se acerca a saludar a los agentes sin mueca de sorpresa alguna. Está claro que no es la primera vez que se los encuentra. «O monte está demasiado castigado, creo que esta é unha vixilancia necesaria», explica el joven Amaro Saco, antes de despedirse. En este punto hay una visión de todo el territorio municipal, pero también de otros. «Dende Isorna temos visto focos en Catoira e dado aviso», recuerda el agente más veterano.

Al borde de la AG-11

El sol comienza a apagarse y surge la pregunta de con cuántos incendiarios se habrán topado en su experiencia. Sonríen mientras se enciende un fogonazo azul. Sospechosos alguno, pero el verdadero motivo por el suben a Castro Barbudo o al pico Muralla es que la señal luminosa disuada a los pirómanos. Hace varios años, con toda la comarca en llamas, Rianxo se salvó porque su policía hizo esto.

Se suceden las horas mientras recorremos las vías de servicio de la autovía barbanzana y las pistas abandonadas de los tramos suprimidos. Mientras suena el crujido de la vegetación golpeando cristal y el capó, ninguno pierde detalle de cada zona que frecuenten vehículos. La jornada llega a su fin y toca hacer una valoración, pero el éxito radica en que la única luz que brille en la oscuridad sea la de una Policía Local distinta a las demás.

Antonio Tubío: «A clave está en que apostamos porque os dispositivos sexan aleatorios e se adapten a cada circunstancia»

Chegar a coller a un incendiario no momento da comisión do delito é algo extremadamente complicado. O xefe da Policía Local de Rianxo, Antonio Tubío, analizou as claves dos operativos contra incendios que despregan cada verán e que destacan por ser aleatorios e pola súa adaptación circunstancial.

-Dende que comezou esta experiencia, remataron por debuxar algún circuíto de rutas?

-A clave está en que apostamos porque os dispositivos sexan aleatorios e se adapten a cada circunstancia. O principal obxectivo é o de disuadir coa presenza dos axentes, por iso os puntos elevados son as únicas paradas fixas. As noites sempre están cubertas, pero segundo a intensidade e a dirección do vento, así como a temperatura da xornada, pódese patrullar o monte pola mañá ou pola tarde. Os axentes préstanse voluntarios e elixen as zonas que coñecen mellor.

-Como se colle a un pirómano?

-É moi complicado coller a un incendiario no monte. Trátase de atopar coches de fronte e que non teñan marxe para fuxir, pero tamén acostuman a levar motos ou ir a pé, o que dificulta todo aínda máis. Identifícase ás persoas sospeitosas, por exemplo, individuos que non teñan un motivo claro para circular por determinadas pistas. A colaboración veciñal é esencial, se ven algo estraño sempre avisan.

-Evolucionou co tempo este dispositivo especial?

-A campaña intensifícase segundo o perigo de incendio cada estío e as necesidades da poboación, claro está. Contamos co apoio da Alcaldía e mentres haxa medios continuaremos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
8 votos
Comentarios

Los agentes de Rianxo se echan al monte