Cicatrices


Cuando era joven e ingenuo estaba muy influenciado por las Rimas de Bécquer y las series de adolescentes americanos. Creía en la pureza del amor y, por tanto, me pisotearon el corazón con tacones de aguja en múltiples ocasiones. Quise a quien no me quería, quise a quien no lo merecía, redacté cartas de amor cincelando mi ortografía con el mimo de Miguel Ángel al esculpir los genitales del David, escribí poemas tan empalagosos que harían vomitar a Laura Pausini y lloré como Lydia Lozano.

Ahora, con la lucidez que me da la edad, me sonrojo al recordar lo ridículo y absurdo de alguna de mis acciones amorosas. Con 14 años recuerdo una vez en la que saqué las bolsas de basura de un contenedor y las alineé en forma de corazón en la calle para que mi, por aquel entonces, amada saliera por la ventana a ver la silueta de mi afecto. Todo salió mal porque llegó su padre con el coche y tuve que huir de allí pitando.

No voy a utilizar excusas hormonales. Fui un imbécil al creer que aquellos mentirosos ojos bellísimos se conmoverían con un acto tan macarra. No fue así, este gesto y el hecho de que soy guapo de cara (cara a la pared) la alejaron a ella (y a su padre) de mí.

Como decía antes, me sonrojo, me revuelco en una abyecta pocilga de indignidad al recordarlo, sí, pero no me arrepiento de nada. Porque estuve dispuesto a creer, porque también tuve fe, porque viví con esa gasolina del alma llamada «ilusión». ¿Hice el gilipollas? Sí. ¿Me jodieron ese y los mil rechazos que sufrí? Sí. ¿Me hirieron profundamente? Sí. Pero ahora, cuando palpo las cicatrices, me siento muy vivo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
30 votos
Comentarios

Cicatrices