El 2014 entró por la puerta grande

La Nochevieja se desarrolló en la comarca sin incidencias


ribeira / la voz

Fue una noche de lluvia y viento, lo que se dejó notar en los establecimientos hosteleros, en los que se detectó una presencia de clientes menor que en ocasiones anteriores. Algún profesional con una dilatada de experiencia no dudó en asegurar que la afluencia de público fue una de las más bajas de los últimos años, mientras que otros se mostraban satisfechos por el discurrir de la velada.

Ante el anuncio de mal tiempo, muchos barbanzanos desistieron de celebrar la Nochevieja en la calle y decidieron acudir a alguna de las fiestas con cotillón organizadas en los restaurantes de la comarca, ya que cada vez son más los negocios que ofrecen esta alternativa. De esta forma estaban resguardados de las inclemencias meteorológicas y recibiendo al nuevo año por todo lo alto. Fuese de una manera o de otra, hay que decir que el 2014 entró en Barbanza por la puerta grande y con todos los honores.

La noche se desarrolló sin incidencias y quienes sí optaron por armarse de valor y lucir sus flamantes trajes por las calles de la comarca llenaron de diversión los establecimientos a los que acudieron y se animaron a bailar y a cantar. Las felicitaciones a unos y otros, al igual que los abrazos se sucedían.

No hubo vendaval ni aguacero que detuviese los brindis ni que impidiese que, una vez más y como manda la tradición, la fiesta para recibir al nuevo año se prolongase hasta bien entrada la mañana. Después llegó el momento del chocolate con churros pero, a media tarde de ayer, todavía podía verse por las calles a algunos jóvenes trajeados que todavía no habían visitado la cama este año.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos

El 2014 entró por la puerta grande