Exitosa pulpada al estilo clásico

m. x. blanco RIBEIRA / LA VOZ

BARBANZA

MARCOS CREO

Preparado á feira, el cefalópodo volvió a conquistar paladares en O Son

11 ago 2013 . Actualizado a las 07:00 h.

En los innovadores tiempos que corren gastronómicamente hablando, en los que percebes y mejillones sirven de base para elaborar helados y la tortilla francesa se adereza con algas y erizos, sorprende ver que hay recetas clásicas que siguen cosechando gran éxito. Quedó demostrado ayer, un año más, en la Festa do Polbo de Porto do Son. Los 1.600 kilos de cefalópodo dispuestos para la ocasión se prepararon al más puro estilo tradicional: cocidos en grandes ollas de acero y aderezados con aceite, sal y pimienta; es decir, á feira.

Tras los fogones estaba un auténtico maestro. Veloso y su séquito de ayudantes llegaron desde O Carballiño para, cobijados bajo la carpa que el Concello instaló en la zona portuaria, cocinar y repartir, en su punto, el producto estrella del sector marinero local. El titular de la Consellería de Medio Ambiente, Agustín Hernández, fue el encargado de dar el pistoletazo de salida a la degustación.

El conselleiro llegó a la villa sonense tras realizar una caminata de cuatro horas y media. Había partido a primera hora de la mañana de Boiro acompañado por el regidor local, Juan José Dieste, y por una veintena de miembros del colectivo Os International Trekkers Barbanza-Sar que, todos los años coincidiendo con la exaltación del pulpo, cubren caminando los casi 24 kilómetros que separan ambas localidades.

A su llegada a O Son, todos ellos aprovecharon para reponer fuerzas a golpe de pulpo, mejillones y empanada. Eso, después del recibimiento que le tributaron el regidor local, Luis Oujo; su homólogo ribeirense, Manuel Ruiz; y el diputado Santiago Freire.

Hacia la una de la tarde, la carpa de la Festa do Polbo registraba ya su primer lleno. Quizás no fue el único pues, al cierre de esta edición, la degustación continuaba a buen ritmo.