Arousa vota a la izquierda, pero menos

El bloque progresista sigue superando a la suma de las tres derechas en 7,7 puntos pese a la recuperación del PP y al avance de Vox, que entraría en todos los concellos salvo A Illa y Catoira


vilagarcía / la voz

Seis meses atrás, el PSOE se encaramaba al primer puesto del podio de las fuerzas políticas de la comarca. Los socialistas firmaban un 31,2 % de los votos y metían una distancia de 2,4 puntos frente al Partido Popular. El domingo, la repetición de las elecciones se tiñó, en Arousa, del mismo tono desvaído que dominó el panorama estatal. Los conservadores vuelven a ser la formación más votada, aunque por apenas nueve décimas, mientras Ciudadanos se derrumba, Vox irrumpe como un elefante en la cacharrería electoral y el BNG recupera el aliento, aunque no de forma suficiente como para aspirar aún a obtener representación en el Congreso por Pontevedra. A los nacionalistas les hubiesen hecho falta once mil votos más en la provincia para arrebatar a la gaviota su tercer diputado. En cuanto al puño y la rosa, cede un par de puntos; prácticamente lo mismo que Galicia En Común se deja por el camino.

Así las cosas, y acudiendo a la división del mapa político en dos bloques, que tanta fortuna ha cosechado, el 10N coloca a la izquierda por encima de la derecha, tal y como sucedió en abril. Pese a los cambios experimentados en la distribución de apoyo electoral, las fuerzas progresistas, que en Arousa sumarían a PSOE, Galicia En Común y BNG, porque apuestas como Máis País son aquí testimoniales, atraen el 50,7 % de los votos válidos emitidos en la comarca, frente al 43 % que recaudan en su conjunto los tres partidos del arco diestro, PP, Vox y Ciudadanos. Los progresistas descienden un punto y medio con respecto a los comicios del 28A, pero el batacazo sin contemplaciones de Cs tampoco es compensado por el ascenso de sus dos compañeros de ámbito ideológico, puesto que el centro derecha también desciende: en abril firmó un 44 % de los votos y ahora se queda en un 43. En resumidas cuentas, Arousa votó a la izquierda, que aventaja a la derecha en 7,7 puntos de respaldo electoral, pero algo menos que en la anterior cita con las urnas. Los conservadores recortan apenas medio punto de aquella diferencia.

Los populares se imponen en Cambados, Meis, Meaño, Ribadumia, Valga, Pontecesures y, sobre todo, en Vilanova, municipio en el que alcanzan su mejor resultado en la comarca, con un 45,6 % de los votos. La recuperación de los conservadores admite matices importantes, puesto que, pese a vencer, retroceden en Meaño y en Meis con respecto a los comicios de abril. Su peor cosecha se da en A Illa, donde apenas obtienen un 21,7 % de los sufragios.

La evolución de los socialistas se asemeja a una asimetría inversa de lo ocurrido en el seno de la gaviota. El puño y la rosa gana en Vilagarcía, O Grove, Catoira y A Illa, un feudo que le ofrece su mejor resultado en Arousa, con un 40,81 % de respaldo electoral. Lo han adivinado: donde peor le va al PSOE es en Vilanova, donde rasca un 23,82 % del voto. Aunque la tendencia general apunta se abona al descenso, el PSdeG avanza, sin embargo, en Meis, donde la alcaldía de Marta Giráldez parece sentarle bien a sus colores políticos, y en O Grove, dominado por José Cacabelos. En la Vilagarcía que viene de la mayoría absoluta de Alberto Varela apenas cede un par de décimas.

Galicia En Común se mantiene como tercera fuerza de la comarca, pese a retroceder en los once municipios que componen el territorio arousano. Su mejor dato se da en un O Grove, un 21,4 %, mientras que el peor se registra en Meis, con un 8,43.

Meaño y la extrema derecha

Vox, que en abril figuraba en sexta posición, se convierte ahora en la cuarta formación con un mayor respaldo. Experimenta un crecimiento de tres puntos, rebasa a Ciudadanos y al BNG y, de obtener un resultado parecido en unas municipales, cosecharía un concejal en todos los municipios de la comarca, con dos excepciones: A Illa y Catoira; en ambos se quedaría fuera. Es precisamente en tierras vikingas donde la extrema derecha se ve contenida en mayor medida, puesto que apenas firma un 5,7 %. En Meaño, en cambio, se instala con toda comodidad como tercera fuerza y un respaldo del 10,64 %. Todo un toque de atención para los vaivenes que el PP ha experimentado desde las municipales. El BNG, quinto, se mueve bien en Catoira, con un 13,4 % que podría leerse como una muestra de apoyo a Xan Castaño, pero cae al 5,6 % en Ribadumia. Y Cs se precipita al abismo, pierde seis puntos y se mueve entre el 5,6 de Ribadumia y el 3,72 % de O Grove.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Arousa vota a la izquierda, pero menos