La última versión del alquiler de verano

El censo de viviendas de uso vacacional creció, en Arousa, un 36 % en diez meses; y todo apunta a que seguirá nutriéndose de pisos y casas para turistas más exigentes


VILAGARCÍA / LA VOZ

Hemos tenido que encadenar unos cuantos días de lluvia y frío para darnos cuenta de que el verano ya queda muy lejos. La temporada estival, que en Arousa sur se alarga hasta octubre gracias a la Festa do Marisco, se ha cerrado este año con unos buenos datos para el sector de la hostelería. También para el de las viviendas turísticas, que ha firmado un estío excelente, con un mes de agosto de lleno absoluto. «Y en algunas zonas, más pisos que tuviésemos», afirman desde la inmobiliaria Ana Porto (O Grove), desde donde señalan el atractivo irresistible de lugares como Pedras Negras, San Vicente o A Toxa, donde los alquileres por el mes de agosto entero -aquí hay poca opción a arrendamientos más cortos- pueden llegar a alcanzar los 8.000 euros.

No se equivoquen: hay vivienda turística de lujo, de primer nivel, y otra con los precios adaptados a bolsillos menos abultados. Y cada vez más, estos pisos y casas que se alquilan por vacaciones están en mejores condiciones. Los turistas ya no quieren instalarse en viviendas con muebles viejos y destartalados; ya no se conforman con eso. «Cada vez reclaman más comodidades, y en la medida de lo posible hay que dárselas», explica Dulcinea Aguín, de la Asociación de Vivendas Turísticas de Galicia. Y cada vez más, los propietarios son conscientes de ello.

«Los pisos cada vez tienen que estar mejor. De hecho, los que entran en el registro [Rexistro de Empresas e Actividades Turísticas, Reat, de la Xunta de Galicia] son los de gente que los tiene en muy buenas condiciones. Las personas más reacias son, a lo mejor, gente mayor que no los tiene tan bien», explican desde el ámbito inmobiliario.

Desde este, igual que desde Aviturga, aseguran que el número de viviendas de uso turístico inscritas seguirá creciendo. En estos momentos, Sanxenxo es la meca gallega también en este tipo de establecimientos, con casi 1.500 entradas en el Reat. O Grove cuenta 245 viviendas en ese censo. Y otras localidades se quedan bastante atrás: 79 Vilagarcía, 69 A Illa o 64 Vilanova. Aún así, el cómputo general es claro. En los últimos diez meses, el censo ha crecido en Arousa un 36 %. Por algo será.

Ligera subida de los arrendamientos anuales en O Grove

Un informe de la Federación galega de empresas inmobiliarias, Fegein, sitúa el precio medio del alquiler en O Grove en 12 euros el metro cuadrado. La cifra convertiría a la península meca en el municipio gallego con los alquileres más caros. Y es que estarían por encima de los del vecino Sanxenxo, donde el valor medio es de once euros; le sacarían también ventaja a los de la primera ciudad de Galicia, Vigo, donde el valor del metro cuadrado se sitúa en 8,5 euros; y convertirían a la península meca, de hecho, en el lugar más caro de Galicia para arrendar una vivienda.

En las inmobiliarias mecas observan este dato con incredulidad. Para interpretar correctamente esos doce euros que computan para O Grove, hay que tener en cuenta el fenómeno de la vivienda vacacional, y en concreto del segmento de lujo que se registra en lugares como A Toxa o San Vicente, para que la cifra pueda acercarse a la recogida en la tabla elaborada por Fegein.

Porque la realidad invernal de O Grove está muy lejos de esas cifras. Aunque el fenómeno de la vivienda vacacional ha conseguido elevar los precios de los alquileres anuales, lo cierto es que estos partían de un umbral muy bajo. «Las cifras algo han subido, pero es muy raro que un piso se alquile en O Grove por más de 400 euros al mes. Los precios han subido, pero para moverse en una horquilla de 350 a 400 euros al mes, una cantidad más que razonable», explican desde el sector inmobiliario. «Hay algún piso en el que los propietarios han invertido y lo han puesto fenomenal, y ahora piden por él 450 euros. Pero una cosa es lo que se pida, y otra cosa es que esa cantidad se pague. A mí me parece complicado alquilar más allá de los 360-400 euros», dicen desde otra oficina meca.

El caso de Sanxenxo

Por su parte, en Sanxenxo las inmobiliarias señalan que no se percibe un impacto relevante de los precios de los alquileres de todo el año como consecuencia de la normalización de las viviendas de uso turístico. Desde la inmobiliaria Tovar explican que los precios de los alquileres de todo el año no se han modificado sustancialmente, permaneciendo en una horquilla de entre los 400 y 450 euros mensuales en pisos, por ejemplo, de dos dormitorios. La demanda de alquileres que no estén relacionados con la actividad turística, es en esta villa escasa. «No hay un incremento de la demanda de alquiler en Sanxenxo, es la misma de siempre», precisan desde la inmobiliaria.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

La última versión del alquiler de verano