Los complejos no tienen cabida en este gimnasio vilagarciano

RAQUEL ARES / S. G. VILAGARCÍA / LA VOZ

AROUSA

MONICA IRAGO

Bienestar para todas las edades en el nuevo establecimiento Luft

29 jul 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Cuando cruzas la puerta del gimnasio Luft te reciben la mirada cargada de ilusión de Ana Belén Nieto y una sonrisa que traspasa la mascarilla. Este centro, que abrió sus puertas el pasado sábado, puede presumir de ser el único de la zona que posee sillas y reformers para practicar pilates, más allá de los clásicos ejercicios en suelo de esta disciplina. Las clases que ofrece se adaptan a distintos grupos de edad y se reducen a diez personas repartidas entre las zonas de musculación periférica e interna.

Nieto siempre ha visto el ejercicio como una actividad social. A lo largo de su vida ha practicado taichi, piragüismo, atletismo y pilates. Con la llegada del coronavirus, el deporte pasó a ser para muchos una actividad más bien solitaria.

Buscando recuperar la filosofía colectiva en la que cree, Nieto decide crear Luft, un gimnasio centrado en que sus usuarios disfruten del ejercicio, convirtiéndolo en parte de su rutina. Aunque tanto las clases de pilates como la sala de musculación están disponibles para todos los públicos, Luft hace un énfasis especial en el bienestar de los mayores. «A veces los adultos que desean comenzar a practicar deporte se sienten frustrados al compararse con los más jóvenes y percibir la deficiencia que acarrea la edad», explica Nieto. Por ello cada sesión se adaptará a usuarios de un rango de edad determinado.