Wanyama se une el Cortegada entre la condensación

Pablo Penedo Vázquez
pablo penedo VILAGARCÍA / LA VOZ

AROUSA

Martina Miser

La directiva del club vilagarciano clama contra un nuevo episodio de humedad en Fontecarmoa

23 ene 2021 . Actualizado a las 18:31 h.

El día de ayer amanecía de lo más prometedor en las filas de la Agrupación Deportiva Cortegada. Tras cuatro derrotas consecutivas, la última especialmente dolorosa por perder el basketaverage con un rival directo por la permanencia como el Maristas, el entrenador del conjunto vilagarciano, Javier Nogueira, iba a poder trabajar con doce jugadoras por primera vez en un mes, y después de tener que preparar su anterior encuentro de Liga en el día a día con únicamente siete efectivos. Pero la recuperación física de María Centeno y Patricia Vicente y la llegada desde Kenia del ansiado relevo de Saric se vieron oscurecidas por el enésimo capítulo de humedad en el parquet de los pabellones municipales de Fontecarmoa. 

El episodio obligó a suspender la sesión matutina de entrenamiento de las jugadoras del equipo que por ser ajenas a otros deberes académicos o laborales se ejercitan también por las mañanas. Ya por la tarde, el equipo de Javier Nogueira hubo de encarar su sesión a partir de las ocho ya al completo con sumo cuidado por la condensación en el recinto deportivo aún patente a pesar del uso de cañones de calor por parte de la Fundación de Deportes de Vilagarcía.

Esta fue la primera imagen del Cortegada, pero también de Vilagarcía de Arousa, que se encontró la pívot keniata de 29 años Mercy Wanyama, desde la tarde de ayer nueva jugadora del cuadro de Liga Femenina 2 tras poner fin a un dilatado proceso burocrático volando en la noche del martes desde su país natal a Porto para ocupar la plaza vacante de la montenegrina Saric.

El vicepresidente y portavoz del Cortegada, José Gorgoso, mostraba ayer abiertamente su monumental enfado con el Concello, al que reclama de una vez «unha solución á humidade» mientras no se acomete la anunciada reforma integral del pabellón junto a la Xunta.