«Empecé a cantar con Lizana y ya sentí la piel de gallina»

La artista junto al cantaor y saxofonista flamenco Antonio Lizana ofrecen el lunes en El Náutico un concierto único


Se conocieron en un estudio de radio y reconocen que la chispa saltó al instante. Ella revolucionó hace 20 años la música mestiza en España. Él está considerado hoy el gran renovador del jazz flamenco. Lo que puede llegar a surgir de esta excepcional confluencia solo lo sabe el público del festival de Jazz del Palau de la Música de Valencia, porque hasta ahora solo allí han actuado juntos. El lunes en El Náutico volverá, seguro, a desbordarse la magia.

-¿Cómo fue este encuentro?

-De forma absolutamente casual. En un programa de radio junto a Martirio. Yo no conocía a Antonio Lizana ni sabía nada de su carrera. Él, muy humilde, me dijo que le encantaría acompañarme en algún tema. Le dije que claro, que sin problema. Allá que nos arrancamos, sin ensayar ni nada. Y de repente sientes la carne de gallina y una conexión brutal desde el primer segundo. A partir de ahí hemos intentado buscar excusas para compartir con el público aquello que sentimos, que es muy mágico. Y este lunes lo será aún más porque El Náutico también es un lugar mágico y porque va a haber muchas sorpresas que no puedo desvelar.

-¿Qué repertorio interpretáis?

-Compartimos los dos repertorios. Hacemos temas de él y temas míos. Pero, sobre todo, lo que pasan son muchas cosas inesperadas. Nos dejamos fluir y llevar por la música y por la magia. Sabemos cómo empezamos las canciones pero nunca como las vamos a acabar. Esa es la esencia de la fusión, que ha sido siempre mi pasión a la hora de hacer música. Y aunque provenimos de palos que pueden parecer muy distintos Antonio es tremendamente intuitivo y encaja muy bien con mis melodías y con mi voz.

-¿Este encuentro tendrá continuidad o se quedará en un «amor de verano»?

-Sí que pensamos grabar algo. No queremos que se quede solo en esa fase de magia del directo. Ahora mismo los dos andamos con muchísimos proyectos pero creo que en los próximos meses encontraremos un hueco para encerrarnos en un estudio y hacer algo que quede como testimonio.

-En el 2017, coincidiendo con el 20 aniversario de la publicación de «El poder de Machín», resucitaste el proyecto Amparanoia. En principio iba a ser solo para un año pero ahí seguís. ¿Qué ha pasado?

-Sí, decidimos prolongarlo porque nos quedaba una parte de la gira, sobre todo en Europa y Latinoamérica, que no pudimos hacer el año pasado. Y ya que teníamos la banda montada, rodada y muy ilusionada, pues bueno... Además en marzo sacamos un single nuevo y la semana que viene sale otro. Y de momento nos siguen llamando para actuar. Así que hasta finales de año tiraremos y entonces tomaremos la decisión.

-Esto tiene toda la pinta de continuar...

-Ya te digo que de momento no hay ninguna decisión tomada. De lo que sí me he dado cuenta este año es de que puedo compaginar mis compromisos como Amparo Sánchez con los proyectos de Amparanoia.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

«Empecé a cantar con Lizana y ya sentí la piel de gallina»