Carolina Geneiro, del centro O Sol en Foz: «Venimos trabajando fuerte el yoga, que es una medicina del siglo XXI»

y. garcia FOZ/LA VOZ

A MARIÑA

Por el día internacional ofrecen este martes una jornada de puertas abiertas y descuentos; el centro también es el único en A Mariña con pilates de máquinas

22 jun 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Cada 21 de junio se celebra el Día Internacional del Yoga. Una jornada que une a todos los yoguis del mundo, también a los de A Mariña que van en aumento a medida que se ha ido divulgando aquí esta disciplina física y mental nacida en la India, cuyas primeras pruebas arqueológicas de su práctica la sitúan en al menos 3.000 años antes de Cristo. El mes de septiembre hará un año que Carolina Geneiro y Melina Miot pusieron en marcha O Sol Yoga Pilates en Foz y con motivo de la celebración mundial organizaron dos jornadas de puertas abiertas (una ayer, otra hoy) a partir de las seis de la tarde más descuento del 15% en textil: «Decidimos abrir para que la gente pueda conocer la disciplina, acercarse y experimentar un poquito de lo que tanto se dice del yoga».

«Venimos trabajando fuerte y estamos convencidas de que el yoga es una medicina del siglo XXI, una opción para sobrevivir a todo esto que estamos viviendo», dice Carolina Geneiro refiriéndose a la pandemia que, sin embargo, no amilanó a ninguna de las dos a la hora de abrir en 2020 este negocio pensado en el bienestar integral. «No es casual que mucha gente —ve— se haya encontrado con el yoga durante la pandemia. Justamente ahora hay como una especie de bum del yoga, por decir así, porque fue la vía de escape que la gente encontró durante el encierro y lo curioso es que es una actividad que te pide ir hacia dentro. Entonces, en el encierro fue como exigido ir hacia dentro de la mano de una orientación». «Uno no puede ir a la selva sin ninguna herramienta. El yoga es nuestra herramienta para entrar ahí en la selva, todos los días», dice a modo metafórico.

Perciben que aún, hoy en día, persisten ciertos clichés en torno al yoga como ligar la meditación a un concepto de espiritualidad entendida desde un sentido religioso, algo que se aleja bastante del mindfulness que simplemente enseña a centrarse en el aquí y el ahora y se ha demostrado como clave anti-estrés insuperable.

Pilates de máquinas

O Sol también es el único centro en A Mariña que ofrece pilates de máquinas, una oferta que llama incluso la atención incluso desde la calle donde se ubica: «Viene funcionando muy bien. Quien prueba se queda. Cuando hay plaza, la gente puede probarlo de forma libre y gratuita, la primera clase va de regalo. Ahora, hasta julio, van a ser las últimas semanas en que se va a poder probar, si alguien quiere aprovechar».

«El yoga aéreo es muy divertido»

Dentro del yoga existen diversas escuelas y técnicas. En O Sol imparten las variantes hatha y ashtanga, pero quizás la novedad más vistosa del centro focense sea el yoga aéreo, sobre el que Geneiro da estas pinceladas: «Es muy divertido, es muy relajante pero a la vez muy lúdico, muy atrevido. Y, además, es muy relajante porque estar en suspensión te ayuda a estirar la columna, descomprimir todo el cuerpo y, al final, la sensación de relajación, encima con el vaivén del columpio, es muy fuerte. La gente, realmente, lo agradece muchísimo. Es una actividad muy linda».

—¿Cómo ha sido este casi ya año de apertura en el centro O Sol, que además arrancó con su sistema de renovación del aire?

—Muy bien. A pesar de que tuvimos que cerrar en febrero y de todos los vaivenes del aforo (trabajar con 4 ó 6 alumnos) y que fue lo más caótico, siempre tuvimos gente interesada en seguir.

—La pandemia también ha dado un empuje al yoga online.

—Es una opción muy viable. Yo tomé clases online en mi formación, lo cuál es una ventaja porque había que viajar muchísimo para hacer ashtanga y ahora tenemos la suerte de que la pandemia nos dio ese acercamiento y sacó el estigma de la herramienta online; se puede transmitir igual la energía de maestro a alumno.