Recae el Viveiro, se desata el Fabril (1-4)

Iván Díaz Rolle
IVÁN D. ROLLE VIVEIRO / LA VOZ

A MARIÑA

Sus graves desajustes condenan a los mariñanos a la liguilla por la salvación, y el filial blanquiazul garantiza su permanencia y hasta puede soñar con el ascenso

28 mar 2021 . Actualizado a las 21:14 h.

El Fabril se curó a tiempo, y el Viveiro tendrá que seguir intentándolo. Los canteranos del Dépor superaron momentos críticos y han recuperado la confianza a base de goles. Lo reivindicaron en la final por la permanencia de Cantarrana, que los cuela en la segunda fase con serias opciones de colarse en el play off de ascenso. Al cuadro mariñano volvió a traicionarlo una falta de contundencia que ha aparecido con cierta frecuencia desde su regreso a Tercera División y ahora los condena a disputar una liguilla de descenso que mandará a Preferente a ocho de sus doce aspirantes.

El equipo de Chusky vio siete cartulinas amarillas, pero fue incapaz de cortar las dos transiciones claras que desmoronaron su planteamiento, de nuevo con Dani Montes en el pivote, en apenas quince minutos de juego. Cantarrana, dentro de las posibilidades por el covid, mostraba ambiente de final, y sus jugadores se mostraban mentalizados hasta entonces. Incluso Arturo había rozado el primer gol en un robo de Javi Rey y un disparo cruzado que obligó a Alberto a estirarse.

Las huestes de Juan Carlos Valerón golpearon más duro en su primera aproximación clara, y Javi Sánchez, el indiscutible hombre del partido, superó a Manu Cedrón con un derechazo raso desde la frontal. Justo después Peke encontró un pasillo en la banda izquierda y habilitó la llegada de Álex Barba, que definió con un chut cruzado.

Los dos goles noquearon al Viveiro, que perdió su impulso inicial, aunque su rival tardó en fabricar más opciones claras. Jorge Sarmiento tuvo el tercero, pero un defensor taponó su disparo, y cuando los celestes ya pensaban en buscar la remontada con los cambios tras el descanso, se vieron sorprendidos por un saque rápido en una falta que aprovechó Adri Castro. 

Sin suerte en el remate

Ese tanto, ya en el minuto 41, al fin tocó el orgullo de los hombres de Chusky, que amagaron por fin con meterse en el partido. El palo frenó a Arturo, el más insistente, en un córner que ganó Edgar, y Pablo Rey pidió una mano dentro del área en un centro raso.

El carrusel de cambios antes del inicio de la segunda mitad tampoco tuvo el efecto deseado por los viveirenses. Javi Sánchez, en otra internada por la izquierda de Peke, puso el cuarto para los blanquiazules. Alberto, además, frenó casi todos los ataques celestes. Tras adivinar un regate de Álex Meitín, Javi Rey lo superó al fin en el rechace a otro disparo de Arturo, ya sin tiempo para heroicidades. El goleador, irreductible, insistió luego tras un saque de banda rápido, pero volvió a toparse con el portero.

VIVEIRO, 1: Manu Cedrón; Agus, Nico Madero (Uriol, min. 46), Edgar (Pablo Louzao, min. 74), Pablo Rey; Dani Montes (Rolle, min. 46); Facu (Álex Meitín, min. 46), Xaime, Javi Rey, Asier (Luis Pernas, min. 74); y Arturo.

FABRIL, 4: Alberto; Iván Guerrero, Trilli (Israel Pérez, min. 74), Juan Rodríguez, Guille Bueno; Álex Barba (Kanouté, min. 66), Sanmartín; Javi Sánchez, Jorge Sarmiento (David Suárez, min. 74), Peke (Boedo, min. 66); y Adri Castro.