Reiriz supera medio siglo engalanando el cielo con cohetes y fuegos artificiales

Hace 25 años que José Luis Gómez tomó riendas en la empresa que creó José Reiriz


tapia / la voz

Por cada fiesta patronal cancelada, misma suerte corrió la sesión de fuegos artificiales que suele coronar el gran día del año de una ciudad, un pueblo o una aldea. La ausencia se nota y repercute en empresas artesanales como Pirotecnia Reiriz, que opera desde Tapia en parte de Asturias, A Mariña, A Terra Chá y Lugo con el lema «desde 1968, si hay fuegos artificiales está Reiriz»y fundación por parte de José Reiriz. Evolucionó desde figuras que se creaban antaño (muñecos, fuentes...) y cohetes «de quilo e medio de carga explosiva», pasando por los 80 con la fabricación de fuegos artificiales, hasta la actualidad, en la que la tecnología permite el disparo digital y hace el oficio más seguro. El Real Decreto 989/2015 obligó, apunta José Luis Gómez, gerente actual, a «adaptar os talleres existentes con fortes medidas de seguridade e grandes desembolsos de diñeiro. Finalizaba o prazo o 8 de maio de 2020. A todo o mundo o pillou coas obras a pandemia, polo que resultou complicado levalas a cabo debido ao estado de alarma». Añade que finalmente la Administración amplió el plazo «ata o 31 de decembro».

Sumando novedades y cualificación, Reiriz realiza espectáculos musicales, aéreos, piromusicales y proyectos personalizados para celebraciones y eventos. «O máis difícil -señala Gómez de su oficio- é a mestura dos productos químicos; é onde temos o risco maior, na fabricación. Tamén no espectáculo tes que ser reponsable, por iso formamos ao personal na seguridade, que é o primordial». A nivel estético: «As cores e os efectos cambiaron moito e hoxe en día as materias primas pasan controis máis estrictos en calidade e seguridade, sendo máis seguros e estables á hora de manipulalos na fabricación». Además, la base, el clorato potásico, fue sustituído por el perclorato potásico, «menos sensible ao roce e hai menos accidentes con el», añade.

Deseamos el fin de la pandemia para volver a las fiestas. «Quero animar ás comisións a que cando pase, moito ou pouco, se acorden de nós ou cando nos necesiten para celebrar», apuntilla Gómez.

«Hai perdas do 90% pola suspensión de festas»

José Luis Gómez aprendeu a arte da pirotecnia de mans do seu tío político, José Reiriz. Na empresa, que duplica empregados no verán, ata 8, Cristian Gómez deseña os espectáculos.

-Como lles afecta a pandemia?

-É un sector moi perxudicado, con perdas entre o 90% e 95% de facturación debido á suspension de festas; houbo algunha celebración pero pequena. Xa arrastrabamos a crise económica de 2008 a 2014 e continuamos cos graves incendios en Galicia, no 2017, cando se suspendeu tirar foguetes na zona do interior; so podiamos disparar en costa. Pasado aquel verán, tivemos perdas do 50%. E agora que empezabamos a arrancar, veu o covid.

55.000 euros los de Begoña, en Gijón

Dos de muchos ejemplos de la artesanía de Reiriz en A Mariña: la Queima dos Fornos en A Pontenova (arriba) y la noche de San Lourenzo en Foz (abajo). Gómez destaca la cita pontenovesa por el tipo de trabajo pirotécnico: «É totalmente distinto ao resto xa que engadimos iluminación e música e suma o entorno. É un espectaculo único, que non ves noutro punto de España».

«Disparamos 55.000 euros nos fuegos de Begoña en Gijón. É o maior evento que fixemos ata agora», indica José Luis Gómez

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Reiriz supera medio siglo engalanando el cielo con cohetes y fuegos artificiales