El sueño truncado de Nené

Una lesión pocos días después de su estreno en Primera División con el Pescados Rubén Burela le hace plantearse, incluso, una prematura retirada


BURELA / LA VOZ

Jacobo Amoedo Lorenzo, Nené (Pazos de Borbén, 1992), cumplió su sueño hace apenas un año. El pívot zurdo jugaba con el Bembrive en Segunda División B, pero una llamada de Italia y tres temporadas a un nivel notable fueron su trampolín para que el Pescados Rubén Burela le diese una oportunidad en la máxima categoría nacional.

Debutó en el regreso a Primera del club mariñano, en una derrota por 1-3 ante el Industrias Santa Coloma. «É algo co que soñei toda a miña vida, un momento inesquecible», relata. El pontevedrés alcanzaba una de los grandes metas de cualquier deportista, disfrutando de la denominada mejor liga del mundo, y además cerca de casa, aunque la campaña se presentaba complicada, como finalmente lo fue, para un equipo recién ascendido.

Pero ni en sus peores pesadillas habría imaginado Nené que el curso iba a ser tan difícil a nivel personal. Apenas un año después medita retirarse con solo 28 años. «A semana da primeira xornada adestrei ben e xoguei ben, sen ningún tipo de problema. Foi poucos días despois cando sentín unha dor insoportable facendo uns preventivos. Os tres ou catro primeiros días foron horribles, case non podía nin levantarme da cama. Só con tusir xa era tremendo», explica.

En un principio se creyó que Jacobo sufría una pubalgia, pero un año después de su dolencia, sigue sometiéndose a pruebas sin saber con exactitud cuál es el problema: «Nun principio estivemos traballando como se fose unha pubalxia, pero a dor non se ía. Agora parece ser que pode ser unha rotura de psoas, pero estou pendente tamén de varias probas e vanme facer unha resonancia na cadeira».

«Duro a nivel psicolóxico»

«Conseguín algo que sempre desexei, pero toda a campaña así, estando fóra, foi moi dura. Estás lesionado e nin sequera sabes por que, é moi duro a nivel psicolóxico», cuenta un futbolista que terminó su contrato con el Burela el 30 de junio. «A día de hoxe non penso no fútbol sala nin en encontrar equipo, só quero saír ben disto e oxalá no futuro poida volver xogar», resume.

«Cústame pensar que poida volver xogar, pero quero seguir ligado ao fútbol sala»

Nené se muestra agradecido por la oportunidad que le ofreció el Pescados Rubén Burela de regresar a casa y probarse en la cima del fútbol sala español, aunque finalmente solo pudiese disputar un partido. «Non era a primeira vez que se interesaban por mín. Sentinme valorado e deume moita pena non poder darlles máis sobre o parqué», se lamenta un hombre que desea lo mejor a una nave naranja que ha sufrido bastantes cambios en su plantilla para competir mejor que en su temporada de regreso a Primera División.

El futbolista pontevedrés es incapaz de hacer planes de futuro por el momento: «Agora mesmo a miña prioridade absoluta é recuperarme ben disto. Actualmente estou de baixa, sigo coa rehabilitación e realizando probas. Fago vida case normal, aínda que non podo facer grandes esforzos».

Si bien a Nené le cuesta verse disfrutando otra vez de mover la pelota y marcar goles, más difícil le es todavía imaginarse lejos del deporte: «Inda non pensei demasiado que vou facer. Quero recuperarme ben, e, se o consigo, volver xogar. Agora mesmo cústame moito pensar que iso pase, pero quero seguir ligado ao fútbol sala, adestrar nenos, poder ensinarlles coa miña experiencia, que todo isto sirva para algo porque me encanta este deporte». Con 28 años recién cumplidos, tiene margen de sobra para seguir dando guerra, aunque primero necesita recuperarse de su lesión y volver a encontrar un desafío que lo ilusione.

«En toda a miña vida perdera un partido, e foi por sanción»

La situación se le hace especialmente difícil a Jacobo Amoedo porque durante su carrera deportiva nunca acostumbró a ver los partidos desde la grada. «Comenteillo a Juanma (Marrube) algunha vez. É que en toda a miña vida ata isto perdera un partido, e foi por sanción, incluso xoguei algunha vez con dor. E cando por fin teño a oportunidade de debutar en Primeira División, pásame isto...», cuenta.

El pívot zurdo se formó desde niño en la academia del Pazos de Borbén, de su localidad natal. Desde ahí dio el salto al Bembrive para jugar y brillar en la categoría de bronce, donde despertó el interés de ojeadores italianos. Allí pudo vivir del deporte durante una temporada en el Latina, en la Serie A, y otras dos en el Catania, con el que consiguió el ascenso y repitió en la máxima categoría. «En Italia estiven moi ben. Eu son un apaixonado do fútbol sala, traballei moito, e as cousas saíronme», explica Nené, quien lamenta que su lesión le impidiera emplear la misma fórmula para enseñar sus cualidades a la incondicional marea laranxa del Vista Alegre.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El sueño truncado de Nené