40 años del inicio de Aluminio, todo un antes y un después en A Mariña

y. garcía SAN CIBRAO / LA VOZ

A MARIÑA

FOTOTECA CONCELLO DE CERVO

32 cubas entraban en funcionamiento en enero de 1979 y se anunciaban 1.700 puestos

28 may 2020 . Actualizado a las 13:17 h.

Como dijo en su día Díaz Pardo, Alúmina Aluminio significa un antes y un después en A Mariña. Ahora que los tiempos están agitados, si echamos la vista atrás y repasamos la hemeroteca, tanto en los inicios como en el curso de la historia del complejo aluminero (Alcoa tras la privatización en 1997) fueron caminos de rosas y espinas. En enero de 1979, hace 40 años, se ponía en marcha Aluminio, entrando en funcionamiento un total de 32 cubas y anunciándose casi dos mil puestos de trabajo directos.

Información publicada por La Voz el 6 de enero de 1979
Información publicada por La Voz el 6 de enero de 1979

[Consulta aquí la página completa]

En 1974, hace 45, Endasa y Alugasa promocionaban la construcción de dicha planta «con el objeto de atender a la demanda creciente de este metal en el país» y al mismo tiempo la de Alúmina «con el objeto de eliminar» la necesidad de importarla. Aluminio echaba a andar con una «producción inicial de 180.000 toneladas/año de aluminio líquido [ampliable a 270.000], mediante dos series de electrolisis de 256 cubas», señalaban. Alúmina pasaría «inicialmente» de las 800.000 a los 2.400.000 toneladas/año.

Página de La Voz del 23 de septiembre de 1975
Página de La Voz del 23 de septiembre de 1975

[Consulta aquí la página completa]

El conjunto de los terrenos ocupaba 500 hectáreas repartidas en 3.317 fincas, en los municipios de Xove y Cervo. El 91,3% se compró en diciembre de 1978. Incluía esa superficie terrenos para la fábrica, el puerto, zona de almacenaje de barros rojos, embalse de Río Cobo, subestación de energía eléctrica, oficinas generales, comedores, laboratorios y talleres. «Ambas plantas incorporan las instalaciones más modernas de control ambiental», se enfatizaba. Fue el 6 de octubre de 1980 cuando los Reyes presidían la inauguración y a su llegada, en helicóptero, tras recorrer las instalaciones, fueron recibidos con una romería gallega y menú de pulpo y empanada.