Alcoa, más que nunca, a la expectativa

La multinacional presentó al Gobierno sus demandas y está a la espera; también los trabajadores de A Mariña y Avilés

.

viveiro / la voz

El pasado día 3 -tal como informó La Voz- el Ministerio de Energía subió a su web el borrador de la Orden Ministerial que modifica la subasta en la que se asigna la gestión de derechos de interrumpibilidad. Aunque se trata de un borrador, y por tanto no es definitivo, el principal cambio es la reducción del tiempo de concesión de los derechos de interrumpibilidad. Era de un año y, a partir del próximo ejercicio, el ministerio plantea cinco meses, si bien se abre la posibilidad de nuevas convocatorias en el caso de que fuese necesario. Es una medida provisional, de transición a un nuevo modelo energético en el que trabaja ya la Comisión Europea.

Mañana, viernes, finaliza precisamente el periodo para presentar alegaciones. En Alcoa ya lo han hecho. Han remitido un documento al Gobierno en el que, básicamente, insisten en su vieja demanda: plazos muchos más largos, de años, para dar estabilidad (también tranquilidad) a las empresas y que éstan puedan planificar en periodos mayores. Esto supondrá a su vez tranquilidad también para sus trabajadores.

Fuentes de la multinacional señalaban que, efectivamente, están en contacto con el Gobierno; que ya presentaron su planteamiento y que se mantienen a la expectativa. «Porque ahora mismo no sabemos si será mejor o peor el nuevo sistema que propongan, porque no lo conocemos. El Gobierno está debidamente informado, conoce nuestra postura y nuestra demanda, y ahora hay que esperar».

El borrador de la Orden Ministerial introduce algunos cambios más. Asume, por ejemplo, un nuevo motivo para aplicar la interrumpibilidad; hasta la fecha se debía a las necesidades del mantenimiento del sistema y a partir de 2018 se incorporan las causas económicas. De esta manera, si en un momento hubiese un aumento de los precios, se trataría de reducir la demanda.

El paquete de reformas incluye que las empresas adjudicatarias de los paquetes paguen el coste de organizar la subasta que, hasta la fecha, era asumido por Red Eléctrica. El documento fija que deberán abonar 225 euros por cada megavatio concedido.

El hecho de fijar la subasta cada cinco meses, en principio no gustó al comité de Alcoa en Asturias. «Es una vergüenza que nos digan que la dejan en cinco meses porque están negociando un nuevo marco energético con Bruselas», señalaban a nuestros compañeros de la Redacción de La Voz de Asturias.

«Lo que hacen con esto es crear más incertidumbre entre los trabajadores», indicaba el presidente del comité de empresa de Alcoa en Avilés. «No pueden venirnos ahora, en octubre con esta cantinela cuando han tenido tiempo de hacerlo antes».

Los cambios que plantea el Ministerio de Energía establecen que la subasta sea para periodos semestrales, que los participantes corran con los gastos de su celebración y se crean retribuciones fijas y variables en función de la producción. Alcoa, así como ArcelorMittal y Asturiana de Zinc tienen previsto acudir a la próxima subasta, que aún no ha sido fechada, pero eso sí, están todas las empresas afectadas «a la expectativa, más que nunca», porque el mercado no está para bollos y la subasta puede marcar el futuro. Y los trabajadores no digamos.

Votación
6 votos
Comentarios

Alcoa, más que nunca, a la expectativa