Una testigo relata cómo se encontró el Códice Calixtino

Begoña Bravo y su marido estaban en el garaje donde la policía encontró el manuscrito