«¡Ahora empieza el mambo!»