En pie de igualdad

La narración bíblica tiene una base fuertemente patriarcal