La biblioteca ilustrada casi ha duplicado su capacidad

El Ford T más gallego

Esta unidad llegó a Muros en 1917 de la mano de una familia de empresarios conserveros, que lo tuvo en propiedad hasta el 2005, año en que fue rescatado por la Fundación ´Jorge Jove de una de las naves de la centenaria conservera Sel. A tan solo unos metros del mar, el óxido y la corrosión, fruto de años de salitre y humedad, habían deteriorado todos sus materiales.