Y llegó Cher y mandó parar...

Los propietarios de la franquicia tuvieron la paciencia de esperar una década y sacar adelante un guion que es a la vez precuela y secuela de aquel musical ¡Mamma mia!

El cedé dice adiós

El disco compacto ha puesto rumbo hacia la desaparición. Su promesa de eternidad, de inmutabilidad al paso del tiempo, ha durado cerca de cuarenta años. El formato, al menos en su forma de contenedor musical, camina hacia la extinción