Mandan copas... ¡Las primeras pero con sentidiño!

SUSANA ACOSTA / MARÍA GARRIDO / CARLOS CRESPO / A.G. CHOUCIÑO

YES

DUX. Sanxenxo. Este local situado en el puerto deportivo con más ambiente del verano es casi parada obligatoria de cualquiera que se acerque al municipio. A partir de las nueve de la noche triunfa el servicio de botella. Se realiza la reserva de la mesa a través de una plataforma y se sirve por botella en función del número de personas que realicen la reserva. Música, buena compañía y una terraza de 240 metros es el combinado perfecto.
DUX. Sanxenxo. Este local situado en el puerto deportivo con más ambiente del verano es casi parada obligatoria de cualquiera que se acerque al municipio. A partir de las nueve de la noche triunfa el servicio de botella. Se realiza la reserva de la mesa a través de una plataforma y se sirve por botella en función del número de personas que realicen la reserva. Música, buena compañía y una terraza de 240 metros es el combinado perfecto. CAPOTILLO

Con un ojo en la pandemia, pero por fin podemos disfrutar de las noches de verano en una terraza o un bar de copas. Hacemos un recorrido por los mejores lugares para tomar combinados y que tanto hemos echado de menos. Toca brindar

10 jul 2021 . Actualizado a las 18:17 h.

Sí, ya casi no recordamos cuando fue la última vez. Terminar de cenar e ir a tomarse algo hasta que nos entren ganas de volver a casa y sin que nadie te eche del garito de moda a las once. Y aunque ahora tenemos que tener un ojo en los malos datos de la evolución de la pandemia y otro en el sentido común, sí podemos permitirnos salir de noche, pero siguiendo de forma estricta los protocolos. Así que mientras no digan lo contrario, ¡mandan copas! y son las primeras. Toca disfrutarlas, con sentidiño.

No podíamos iniciar esta ruta copera por Galicia en otra localidad que no fuera Sanxenxo. Ahí las noches de verano tienen un color y un calor especial. Y aunque no estamos en Sevilla, en cuanto se pone el sol, la zona del puerto deportivo se convierte en una auténtica bulería social. En esa explanada se encuentra con luces de neón uno de los locales de referencia de las noches de veraneo, el Dux que, si bien hace unos años era un local más de última hora, de un tiempo a esta parte las primeras copas triunfan en este local de 240 metros de terraza. Culpa de este éxito la tiene una nueva modalidad de copeteo que se oferta en este local. A través de la plataforma digital woutick.es puedes elegir la mesa en la que sentarte y la franja horaria por la que harás la reserva. Allí, a partir de las nueve de la noche el servicio es de botella. Es decir, si la reserva es para dos o cuatro personas se ofrece una botella de licor con diez refrescos. Si es para seis u ocho personas -recuerda que si sois más de seis no convivientes solo podéis estar juntos en terraza- serían dos botellas y 20 refrescos. Y hasta diez personas, tres botellas y 30 refrescos. Con la reserva tienes que abonar 55 euros, 5 se corresponden con los gastos de gestión de la plataforma y el resto se descontará de lo que consumas cuando estés allí.

«Depende de lo que pida la gente, pero lo que más se vende son botellas de licor: ginebra, whisky, ron... ahora mismo lo que más está saliendo es la ginebra. También hay quien quiere beber champán o cava», comentan desde este local que en circunstancias normales tiene licencia de apertura hasta las 5 de la mañana: «Por eso hemos adelantado un poquito el horario de las reservas de las mesas. Porque solo podemos estar ahora hasta las tres».

Y aunque el momento más fuerte en Sanxenxo, turísticamente hablando, se espera para agosto, es cierto que a estas alturas ya se nota mucho ambiente en la localidad pontevedresa. La gente quiere desconectar y aunque, la evolución de la pandemia marcará el verano, hay muchas ganas de disfrutar.

GAROA. Santiago. El Garoa fue pionero en la capital gallega al establecer un horario de apertura de cuatro de la tarde a cuatro de la mañana. La pandemia y las restricciones han alterado las costumbres, y ahora también sirven vermús los fines de semana y las copas de primera hora caen a partir de las ocho de la tarde. Pero siguen apostando por servir los combinados y cócteles en las mesas para que todo sea mucho más ordenado. Chinchín y a disfrutar.
GAROA. Santiago. El Garoa fue pionero en la capital gallega al establecer un horario de apertura de cuatro de la tarde a cuatro de la mañana. La pandemia y las restricciones han alterado las costumbres, y ahora también sirven vermús los fines de semana y las copas de primera hora caen a partir de las ocho de la tarde. Pero siguen apostando por servir los combinados y cócteles en las mesas para que todo sea mucho más ordenado. Chinchín y a disfrutar. XOAN A. SOLER

Merienda, cena o copa 

Cuando el Garoa irrumpió como referente de la coctelería en Santiago, hace 13 años, una copa de primera hora todavía significaba adentrarse más allá de la medianoche. El local, que fue de los primeros en darle vida al ocio de tarde, tenía claro cuáles eran los picos y valles de actividad, abriendo todos los días del año con la excepción de Nochebuena. Dos crisis globales después, los hermanos Antelo Rivas todavía no saben cómo se van a resolver los nuevos horarios cuando se supere la pandemia, pero tienen muy claro que quieren dar primero. De beber, se entiende. «Serán los clientes los que decidan», comenta Carlos, que en los últimos meses ha tenido que adaptarse a la montaña rusa de horas límite que fijaban las autoridades y que han cambiado las costumbres de la gente. Cuando el cierre era obligado a media tarde, la primera hora se trasladó a la mañana y se hartaron de poner vermús. A medida que las medidas fueron aliviándose, los destilados empezaron a fluir después de la comida. Ahora, con la expectativa de poder abrir hasta las tres de la mañana, perciben que los cambios de costumbre de la clientela empiezan a consolidarse y las primeras copas caen con la luz del solsticio, entre las 20 y las 22 horas, invadiendo incluso un terreno que era más propio del picoteo o las cenas. En esta nueva etapa que empieza habrá más novedades, porque el Garoa seguirá sirviendo las copas y los cócteles en las mesas. Por tanto, se perderá el bullicio de la barra a cambio de un servicio más ordenado, que obliga necesariamente a consultar al personal al entrar. «Los fines de semana tendremos a dos personas en las puertas para sentar a la clientela y gestionar las esperas, que no siempre se comprenden», comenta Carlos Antelo, quien también destaca el esfuerzo que supone para el negocio renunciar al dinamismo en la barra para volcarse mesa a mesa, atendiendo a 45 personas en el interior y otras tantas en la terraza.

BREADOURO. Vigo. Es un clásico del verano vigués, pero si alguien piensa que las primeras copas son solo para veinteañeros, se equivoca. Solo hay que ver a Carmela y Manolo que tienen por costumbre tomarse un destilado en la terraza de este local del que dicen sentirse como en casa. Igual que muchos de los que suben de la playa O Baluarte para refrescarse. Reviven en un santiamén.
BREADOURO. Vigo. Es un clásico del verano vigués, pero si alguien piensa que las primeras copas son solo para veinteañeros, se equivoca. Solo hay que ver a Carmela y Manolo que tienen por costumbre tomarse un destilado en la terraza de este local del que dicen sentirse como en casa. Igual que muchos de los que suben de la playa O Baluarte para refrescarse. Reviven en un santiamén. M.MORALEJO

Jóvenes y no tan jóvenes 

¿Quién ha dicho que la primera copa es solo para veinteañeros? Carmela y Manolo son la viva imagen de la felicidad y un buen ejemplo de que los destilados no son solo patrimonio de los jóvenes. Ellos tienen por costumbre tomarse un combinado a última hora de la tarde. Y el lugar es sagrado. En el Breadouro, por supuesto. Uno de los clásicos del verano vigués. Ahí es donde han encontrado el rincón perfecto para degustar este momento tan especial. No es de extrañar porque este local todoterreno se adapta a lo que el cliente demande. Además de ser un lugar excepcional para comer marisco y pescado con vistas a la ría, es ideal para reunirse una pandilla y tomar la primera copa. También resulta muy apetecible ir a la playa de O Baluarte y en cualquier momento de la tarde poder darle un respiro a la piel y tomarse un combinado en esa terraza que tiene mucho encanto y personalidad. Revives en un santiamén.

La amabilidad de José Pérez es firma de la casa que, junto con su hermana Marisa, ha tomado las riendas de este emblemático lugar que sus padres abrieron ni más ni menos que en 1975 y que se fue adaptando a las necesidades de los clientes. Por eso abren de forma ininterrumpida desde la mañana a la noche y en función de la hora que vayas el ambiente varía. «Por la tarde viene gente a tomarse los gintónics y se alarga todo hasta la noche con las cenas. Pero luego también después de cenar muchos se quedan de sobremesa o vienen también a tomarse las primeras copas. Les resulta un lugar muy agradable y tranquilo para disfrutar de la terraza, sobre todo, en los días de calor de primavera o verano», explica el dueño, que responde con énfasis sobre la amabilidad del trato: «¡Hombre, eso por supuesto!». Y confiesa que este año se nota que la gente tiene ganas de salir y estar en la calle: «Parece que va a ser un buen verano. Se nota que hay ganas y los días que ha hecho bueno hemos trabajado bien». Pues brindemos por ello.

EL DORADO.  A Coruña. Es uno de los locales que hay en la plaza de la Cormelana, considerada una de las zonas predilectas del copeteo coruñés. Un espacio con terrazas en el que encontrar una amplia variedad de la triple c: cócteles, copas y cañas.
EL DORADO. A Coruña. Es uno de los locales que hay en la plaza de la Cormelana, considerada una de las zonas predilectas del copeteo coruñés. Un espacio con terrazas en el que encontrar una amplia variedad de la triple c: cócteles, copas y cañas. MARCOS MÍGUEZ

Una plaza de referencia

Elegir el punto neurálgico del copeteo en A Coruña es tarea complicada. Sin embargo, la plaza de la Cormelana y su entorno tienen muchas papeletas para estar en lo más alto. «Todo el mundo dice que la plaza es ya un punto de encuentro», confiesa Aranta Garbison Gándara, dueña de El Dorado Cóctel&Bar. Este local cuenta con una amplia terraza y bastante variedad de cócteles, copas, cañas y hasta zumos naturales para los más pequeños. La afluencia en las mesas se nota desde la tarde, con picos a partir de las 20 horas, y se alarga toda la noche: «Ahora abrimos hasta la 1 de la madrugada. Pero hasta esa hora tienes gente sentada. La gente se queda hasta el último minuto», resalta Garbison.