¿Se acabaron los besos de película?

¡Silencio! Se rueda, pero a distancia. Poco a poco los rodajes se retoman con cambios en el guion. El coronavirus tiene su papel en esta nueva temporada y aunque el sector intentará que sea secundario, sin duda está robando algo de protagonismo. ¿Lo veremos en alguna peli?


¿Se imaginan cómo sería Ghost si Patrick Swayze y Demi Moore no se fundieran en un sensual beso mientras de fondo suena Unchained Melody? ¿O incluso La Dama y el Vagabundo si Reina y Golfo no rozasen sus labios después de ese sabroso espagueti? Seguramente, no tendrían nada que ver. Las historias necesitan besos y los besos necesitan de historias que los retransmitan. Pero, obligados como estamos, a vivir a más de 150 centímetros de distancia, los besos y los abrazos se han esfumado de nuestra realidad -han quedado replegados a la más estricta intimidad-, y podrían hacerlo en la ficción. Algunas series como Amar es para siempre o Mercado central han anunciado que los evitarán como medida de prevención, sin embargo, está por ver si esa ficción con tintes nórdicos marcará los guiones que todavía se están cocinando. «Algunos compañeros que ya están grabando lo que me han dicho es que puede ser que alguno se evite, pero no se van a evitar, no los vamos a quitar todos del guion ni muchísimo menos. Los que den un poco igual se van a evitar, pero los que sean relevantes se van a mantener», explica Emma Lustres, de Vaca Films. La productora explica que esta decisión está respaldada por la prueba médica que se le hace a todo el equipo antes de comenzar el trabajo. Son conscientes de que el riesgo existe porque el resultado del test puede variar de un día para otro, por ello «solo lo harán cuando sea estrictamente necesario».

Paula Fernández, directora de producción de Voz Audiovisual, opina que a pesar de que los guiones se están readaptando, «siempre va a haber una secuencia que no se pueda. En series de acción, es inevitable que tengas escenas de riesgo, pero hay que minimizarlas en la medida de lo posible para que estén muy controladas. Hay que asegurarse de que los actores estén bien de salud y de que guarden las distancias con el resto del equipo, porque en ellos, al estar delante de las cámaras, el uso de mascarillas es inviable».

REESCRIBIR LOS GUIONES

De lo que no hay duda es de que la crisis sanitaria ha cambiado la forma de trabajar en los sets de rodaje. El sector señala que cumplir con los protocolos de seguridad ralentizará las grabaciones, que se prolongarán más tiempo; que serán ficciones más sobrias, ya que se reducirá tanto la figuración como los decorados; también se limitarán las localizaciones, y habrá una ligera tendencia a rodar dentro de platós. Un cambio que, para Fernández, tiene sus pros y sus contras: «La situación es más fácil de manejar; sin embargo, la propagación del virus es mayor». «Creo que el protocolo más complicado es el de sonido y vestuario. Antes se compartían prendas, y ahora ya no se puede», indica la responsable de Voz Audiovisual.

El reto a corto plazo para Luisa Romeo, productora de Frida Films, es ver cómo adaptar los contenidos para garantizar la seguridad. «Teníamos varias secuencias en exterior, en la calle y en un mercado, y es otro de los problemas que estamos intentando solucionar porque hay gente con mascarilla. Hay que reescribir esas escenas para imaginarnos ese momento del guion, prescindiendo de extras. Hay que encerrar más la película», señala Romeo, que cuenta que se han visto obligados a posponer hasta septiembre un rodaje previsto para mayo. Un movimiento que parece confirmar una cierta tendencia de retomar solamente los proyectos que ya estaban en marcha y retrasar los que se pueda.

Queda por ver si en aquellos en los que la claqueta haga acto de presencia a corto plazo se reflejará la realidad que estamos viviendo, algo sobre lo que Lustres se muestra expectante. «Yo estoy deseando ver en qué acaba. Nosotros tenemos una película que queremos rodar en el verano del 2021, pero realmente sucede en el 2020. Ahora tenemos la duda de qué hacer, porque este verano va a ser de mascarillas, de distanciamiento social... ¿Qué hacemos, lo incorporamos o lo obviamos? ¿Qué va a pasar con la ficción que esté ambientada en el 2020? ¿Vamos a ver series con mascarillas, sin gente en las barras o no?», se pregunta Lustres a la vez que se posiciona. «Asociarlo al 2020, yo creo que te empaña, a no ser que quieras contar algo muy concreto de ese año, y lo normal es que sea de coronavirus, porque no hay nada más peculiar que eso». Por su parte, Fernández sostiene que solo debería reflejarse si se plantea inicialmente, si se parte de cero, de lo contrario perdería su esencia.

MENOS SERIES Y PELÍCULAS

Las tres responsables de producción son optimistas sobre el futuro de la profesión, y confían en poder revertir la situación en unos meses. Romeo espera modificar únicamente el proyecto que está sobre la mesa y rodar los que tienen pendientes para el año que viene como hace siete meses, mientras que Lustres considera que esta etapa de inestabilidad permanecerá durante más o menos año y medio, un tiempo pequeño en el calendario de una producción. Si un proyecto se planteara ahora mismo con estos condicionantes podría ser que, cuando se llevara a cabo, no continuaran vigentes. Aún así, Lustres intuye que durante este tiempo se evitarán las producciones complejas o ambiciosas a nivel de producción. «A día de hoy -dice la productora de Vaca Films- ya se están empezando a desarrollar proyectos muy época covid, en los que no hay muchas localizaciones, ni actores, ni figuración, ni viajes. Ya oyes eso de: ‘Tengo un proyecto que para ahora, para la época covid, no va mal’». También podría ser buen momento, indica Lustres, para recuperar del cajón algún proyecto que se adapte a las condiciones actuales.

Están de acuerdo en que ahora mismo no hay ganas de películas relacionadas con la crisis sanitaria y en que hay que esperar un tiempo para enfrentarse a ellas, «pero seguro que dentro de 5 o 15 años las veremos», apuntan. Un poco antes, en el primer trimestre del 2021, percibiremos sus consecuencias: «Este año está cubierto, pero en unos meses se notará un agujero en las parrillas», dice Lustres. Aunque Fernández advierte: «Tenemos las pilas cargadas, y el confinamiento ha potenciado, más si cabe, la creatividad».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

¿Se acabaron los besos de película?