Ni contigo ni sin ti...

... TIENEN MIS MALES REMEDIO Eso les ocurre a muchas parejas que no consiguen salir de ese bucle que tanto mal les hace. Los últimos en recaer en la adicción a su relación tóxica han sido Justin Bieber y Selena Gómez. Analizamos por qué no se han desenganchado aún. Y sí, tiene cura.

.

Tóxica es la palabra que define a muchas relaciones que se acaban tantas veces como se retoman. Al hilo del enésimo regreso de Selena Gómez y Justin Bieber no podíamos resistirnos a analizar esta tendencia tan adictiva como autodestructiva. «Que le hable es una falta de respeto hacia sí misma y hacia toda su familia», dijo un familiar de Selena tras ver que la chica vuelve a tropezar en la misma piedra una vez más. Nos gustaría hacer una cronología de las veces que volvió a caer rendida a Bieber, pero son tantas que es imposible. De momento, no puede quitarse la sonrisa de la cara. Les fotografiaron encantados de la vida durante un paseo en bicicleta, y después de que dejasen a sus respectivas parejas. Siempre se repite la misma historia, que diría Camilo Sexto. La de Rihanna y Chris Brown es otra relación tormentosa donde las haya, con maltrato físico incluido. Están, dejan de estar, siguen relacionándose o comentándose en Instagram a pesar de saber que no se convienen. Kate Moss sí ha conseguido desengancharse de Pete Doherty, aunque sus años y sus excesos le costaron. ¿Estamos libres de que nos pase algo así? El psicólogo Manuel Lage dice que no.

TE PUEDE PASAR A TI

«A cualquier persona nos puede ocurrir casi de todo. En las relaciones influye el momento en el que estés tú, la experiencia con esa persona... No todo es blanco y negro», explica el experto, que añade que en estos casos «es posible que el equilibrio entre atracción y rechazo sea tan fino que la balanza no se acabe de decantar por uno u otro». La persona que se encuentra en esta situación ve en la otra cualidades que le resultan más poderosas que todo lo demás. «Es como Elisabeth Taylor y Richard Burton, que se casaron y se separaron varias veces. ¿Por qué? Porque había algo, un atractivo casi animal a pesar de que la parte intelectual les decía que no se convenían y que eran mala influencia el uno para el otro», dice Manuel Lage, que deja bien claro que esta dependencia «no es clínicamente sana. Aunque tampoco es sano comer dulce... Muchas veces nos atrae lo que menos nos conviene». ¿A más madurez, menos probabilidades de entrar en una relación tóxica? «Sí, porque tendremos menos tendencia a la impulsividad. Cuando el neocórtex, que es nuestro cerebro racional, toma el control, somos más reflexivos. Pero cuando estamos en fase de enamoramiento el que lo toma es el sistema límbico, el emocional, que es el que hace que cometamos muchos errores. Lo ideal es un equilibrio entre ambos», señala el psicólogo.

UN MUNDO IRREAL

A las parejas de famosos tampoco les ayuda esa fama. «Estos chicos viven en un mundo irreal, como los futbolistas. Nunca tienen que llamar al fontanero, no saben cómo se hacen esas cosas. No tienen los mismos problemas que el resto de la gente. Y, además, están sometidos a unas presiones enormes, por lo que emocionalmente no están en una situación adecuada para madurar, y es habitual que tengan problemas emocionales», señala Lage. ¿Cómo «curarnos» de la adicción a una persona que no nos conviene? «La primera pauta es intentar evitar tener contacto o información de ella por cualquier vía. Borra el teléfono, el Facebook, deshazte de sus cartas, cambia tus rutinas y tus horarios para no coincidir. Si no es posible porque trabaja contigo, por ejemplo, intenta alejarte todo lo que puedas. Ahora puedes estar muy seguro de que no quieres contacto, pero a las 2 de la madrugada igual no lo estás tanto. Elimina cualquier cosa que pueda devolverte su imagen, su recuerdo. Es la única forma de desintoxicarte», asegura Lage. El tiempo lo cura todo, o eso dicen...

TRES EJEMPLOS DE PAREJAS TÓXICAS

.

1. JUSTIN Y SELENA: Lo suyo es un ir y venir constante que no les deja avanzar. No consiguen separarse.

.

2. RIHANNA Y CHRIS BROWN: Relación tóxica donde las haya, las fotos del rostro amoratado de ella dieron la vuelta al mundo. Siguen en contacto.

.

3. KATE MOSS Y PETE DOHERTY: Ella consiguió desintoxicarse, pero muchos años y adicciones después.

Votación
0 votos
Comentarios

Ni contigo ni sin ti...