Iván Sánchez: «Me gusta hacer de duro, pero soy más un protector»

Su gancho es su «risa fácil», pero este «Guardaespaldas» que recupera un taquillazo del 92 es de esos a los que les gusta cuidar a los demás. Iván Sánchez, modelo antes que actor, pisa fuerte en las tablas sin dejar de ser un caramelo para las portadas. Este gentleman tiene su mejor tándem en el amor...

.

Le recordamos como médico del Samur en Hospital Central, pero Iván Sánchez (Madrid, 1974), modelo antes que actor, tiene abiertas las puertas de América. Entró en el 2011 rodando La Reina del Sur y en México en el 2015 la telenovela Lo imperdonable, donde conoció a su pareja, la actriz Ana Brenda Contreras, con la que dice haber encontrado en el amor el mejor tándem. Pero en el teatro, a quien protege es a la protagonista de El Guardaespaldas, alternándose con Maxi Iglesias, poniendo sobre las tablas y en la vida todos sus sentidos alerta.

-¿Es el papel que soñaste cuando viste «El Guardaespaldas» en el cine?

-No, las cosas van sucediendo a su debido tiempo. En mi vida no me hubiera podido imaginar hacer un musical así, que El Guardaespaldas terminara en el teatro.

-¿Tampoco te imaginaste nunca en la piel de Kevin Costner?

-No, pero Kevin Costner no me vuelve loco y tampoco quiero seguir la carrera de nadie en concreto. Hago la mía.

-¿Eres un tipo duro?

-No, soy más un tipo protector. Soy antibélico total. Creo más en el equilibrio, en protegerse los unos a los otros, y en proteger a la pareja, mimarla y cuidarla.

-Tus trabajos, sin embargo, te acercan a ellos, a los tipos duros...

-Sí, en Blackseat Fighter me metí hasta a dar golpes poniéndome en la piel de un boxeador. Me gustan los papeles de duro, los papeles que exigen ponerte a entender por qué el personaje reacciona de forma tan extrema y también me gustan los que me exijan físicamente.

-¡Nervioso o tranquilo?

-Depende del momento, pero trato de ser tranquilo. Digamos que mi cabeza no lo está nunca, pero por fuera aparento otra cosa [risas]. No busco agobios extras porque estoy convencido de que muchos nos los creamos nosotros mismos para sentirnos vivos.

-Tu vida es ajetreada. Un pie en México y otro en España...

-Desde los últimos cinco años paso mucho tiempo en México, y ya es mi segunda casa porque mi pareja es mexicana. Pero ahora estoy en Madrid por la obra. México y España van a seguir siendo mis plataformas, pero laboralmente también lo será Los Ángeles, así que, mientras siga trabajando, mi vida va a ser un constante viaje.

-¿Tiene la culpa «La Reina del Sur», que te abrió puertas en Latinoamérica?

-Tengo mucho que agradecer a La Reina del Sur porque apareció cuando estaba aquí grabando Hospital Central, una serie que llevaba cuatro años en la tele, y decidí dejarla para tomar el riesgo de hacer esta coproducción con Telemundo Miami. Fue una de esas cosas que intuyes que tienes que hacer aunque no sepas por qué. Perseguí el proyecto y al final me abrió las puertas de América.

-¿Por qué tipo de papel te la jugarías?

-Cuando algo te interesa y te remueve los adentros es porque tiene algo que está bien, entonces es cuando me gustaría llevarlo a la pantalla o al teatro para que la gente pueda experimentarlo.

-¿Cuál dirías que es tu mejor arma?

-Tesón, paciencia y amor al trabajo.

-¿Qué haces cada día para ser feliz?

-Rodearme de gente que me quiere y que me cuida. Y tengo la gran suerte de que mi gran hobby es mi trabajo.

-¿Hay algo que no suelas perdonar?

-Trato de que sean las menos cosas posibles porque no conviene llevarse malos rollos dentro. Hay que saber perdonar y tirar hacia adelante y luego saber elegir mejor, y decir que no a tiempo.

-¿Tienes algún antídoto para evitar que todo estalle por los aires?

-Tener siempre a dos o tres personas a las que poder contárselo todo.

-¿Con quién sientes que haces un tándem perfecto?

-Depende de la época de tu vida. Te vas encontrando gente con la que tienes afinidad... Pero en el amor con quien hago tándem es con Ana Brenda.

-Apostaste mucho por pasar de modelo a actor.

-Pues mira, resulta que yo no he sabido nunca qué quería hacer. Yo quería viajar, conocer mundo y, a raíz de eso, me empezaron a surgir oportunidades.

-Sigues haciendo portadas así que aún eres un chico modelo...

-Va todo de la mano. Cuando eres actor se acercan revistas y marcas para hacer promoción de algo. Y tengo amigos en la moda a la que me dediqué tantos años.

-¿Qué crees que gusta más de ti?

-Soy de risa fácil (risas). Mis hijas son mis fans número uno. Se saben todos los textos: los míos y los de los demás.

-¿Te da miedo perder el control?

Sí, pero a la vez es algo bueno porque te pone en sitios inesperados y ahí es donde a veces se encuentran perlas.

-¿Qué te hace mantenerte alerta?

-Hay que tener los sentidos abiertos para lo bueno y para lo malo y es bueno mantenerte alerta para recibir lo bonito y saber dónde no entrar.

Votación
2 votos
Comentarios

Iván Sánchez: «Me gusta hacer de duro, pero soy más un protector»