Los zapatos de Sarkozy son... de Monforte

PIES REPRODUCIDOS EN 3D... No es el caso de los del expresidente francés, pero la fábrica más antigua de Monforte es pionera en el uso de esta tecnología para tomar medidas y que los zapatos se adapten al pie con total precisión. 


No sé si con paso firme o no, pero Sarkozy pisa sobre seguro. Tanto que los zapatos que lleva salen de la fábrica más antigua de Monforte, que algo saben, o bastante, del mundo del calzado. No es que el marido de Carla Bruni se haya desplazado hasta Lugo para hacerse con el par de zapatos, más bien parece que lo compró en Sevilla, en uno de los puntos de venta que Calzados Losal tiene por España. Y sí, Gonzalo López, el propietario de la firma monfortina, nos confirma que «llevan alzas para ir más alto». Pero el expresidente  de Francia es solo un nombre más en la lista de clientes VIP que se han hecho con pares de esta marca gallega. Otro es Francisco González, presidente del BBVA, aunque siendo natural de Chantada no sorprende tanto. El que aún estuvo la semana pasada en Glent, la tienda ubicada en el barrio de Salamanca que tras un acuerdo con la marca monfortina comercializa en exclusiva  modelos personalizados de Losal, es el decorador Michael S. Smith, uno de los interioristas más reconocidos de Estados Unidos y debilidad de Michelle Obama, aunque su nombre ha trascendido en España por ser pareja del embajador del país norteamericano. 

La tienda cuenta con un reservado para atender a los exclusivos clientes, aunque estos que hemos citado disponen del reservado del reservado. «Es un momento íntimo, se tienen que descalzar, quitar los zapatos y subir los pantalones hasta la rodilla», explica Gonzalo. Porque a diferencia de que los que se hacen con unos Losal en otras partes, a los clientes de Madrid les toman las medidas con una máquina en 3D. Son pioneros en el uso de esta tecnología, que ya lleva un año funcionando, pero explica que es el futuro porque asegura que la precisión es total. De esta manera, con el resultado de la horma virtual delante se ofrece el modelo adecuado para el tipo de pie. 

Mientras que en otras firmas de «alto standing» ubicadas en la misma zona un par de zapatos hechos a medida pueden rondar los 700 euros, en esta casa la cifra se puede reducir a la mitad. Si bien es verdad a estas alturas lo último ya no es hacerse con un modelo hecho a medida, sino personalizarlo con una leyenda en la zona del talón. «Algunos ponen iniciales, otros ¡Hala Madrid! y otras frases como Este es mi pie izquierdo o Mis zapatos para mis pies.

TRADICIÓN FAMILIAR

Aunque el que habla es Gonzalo padre, el que sale en la foto de la derecha es Gonzalo hijo, la quinta generación de la familia que se sumerge en el mundo del calzado. «La industria ha evolucionado muchísimo, ya no cortamos los materiales a mano, ni con troquel, ahora se hace todo por ordenador y puede resultar más atractivo para un chico de 27 años, también se encarga de la contabilidad. ¡Ojalá que le siga gustando!». A diferencia de otras firmas, la de Losal no es un fabricación al uso. Cada par de zapatos puede llevar fácilmente 250 productos diferentes. Eso sí, es un trabajo completamente artesanal del que se encargan las 18 personas que hay en plantilla. Siguen el modelo goodyear (el mismo que las ruedas), que se adapta mejor para los zapatos del norte de España que soportan entre 6 y 8 meses de frío. «Al principio se hace un poco rígido pero a la tercera puesta ya es cómodo. Cuando te haces a él, cuesta cambiar», dice Gonzalo (padre), que solo tiene seis pares de los suyos en casa. «Y para eso, ando con los del año anterior».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
19 votos
Comentarios

Los zapatos de Sarkozy son... de Monforte