¿Cómo ser un «twitter star»?

Marina Chiavegatto

YES

MARCOS MÍGUEZ

Nueve años después, Twitter se ha hecho imprescindible. Da igual si tienes 20 o 200.000 seguidores. No puedes quedarte fuera. Cinco tuiteros revelan su experiencia para YES

25 abr 2015 . Actualizado a las 18:49 h.

Para hacer reír, opinar o ayudar a pasar ratos muertos. Para saber más sobre política, economía, cocina o deporte. Para frikis, funcionarios o cantantes de ópera. Da igual. Twitter es de todos y sirve para todo. «La clave está en trabajar bien tu timeline [la ventana donde puedes leer a quien sigues]», nos explica Óscar, el Barón Rojo. Y hay que escucharlo con atención, porque él es un pionero y toda una eminencia en esta red social. Más de 200.000 personas leen a diario lo que escribe este vecino de A Coruña. «A veces la gente me dice que Twitter le aburre -describe El Barón Rojo- y yo siempre contesto que es que no sigue a las personas correctas». Porque esta herramienta es lo que uno haga de ella. «Yo la uso por y para la curiosidad», contesta el líder de Siniestro Total, Julián Hernández, quien tiene 15.000 seguidores y acaba de cumplir tres años en esta red. Cuando me di de alta me dijeron 'ten cuidado que es adictivo' y yo contesté que no, que nunca me engancharía a este tipo de herramientas -cuenta el artista- pero creo que a los 5 días ya estaba pasando las noches en vela haciendo el indio por Twitter».

GONZALO BARRAL

YA VAN NUEVE AÑOS 

Esta red social acaba de cumplir 9 años y El Barón Rojo, Óscar, se dio de alta hace 8. Vivió de cerca el nacimiento de Twitter en España y también su boom: «Para mí el mejor momento fue el 15-M, había una palpitación especial, cada comentario que hacías tenía una repercusión impresionante». Y así fue ganando lectores: «Recuerdo, por ejemplo, un comentario que hice y que lo compartió Álex de la Iglesia, solo con ese retuit gané unos 1.000 seguidores». Ahora tiene casi 200.000. 

Pero para llegar a la fama hace falta como mínimo un ingrediente importante: dedicarle muchas horas. «Yo llegué a tener problemas por dedicar tanto tiempo a Twitter», confiesa El Barón Rojo quien en sus momentos más activos llegó a pasar más de 5 horas diarias conectado a esta red. «Tuve algunas broncas en casa por culpa de Twitter -reconoce-, mi familia me decía: ¡Estás más pendiente de desconocidos que de nosotros1, hasta que llegó un momento en el que tuve que aprender a desconectar». Por lo mismo pasó Carlos, El Humanoide, otro gallego que también es una referencia de humor en la red. Lo leen a diario más de 150.000 tuiteros. Carlos confiesa que durante mucho tiempo fue adicto a Twitter: «Era mi forma de conectar con el mundo».